Oscar, otra canallada surrealista de los nacionalistas de garrafa

Los canarios que con nuestros impuestos mantenemos a esta sarta de vividores y pesebreros, pasamos por que el Gobierno de Canarias y los mequetrefes que nos gobiernan nos timen continuamente y que administren mal el dinero que ponemos en sus manos para que los servicios que pagamos todos funcionen correctamente, pero que un tipejo quiera engañarnos y hacernos pasar por idiotas, me saca de quicio.

Lucas Fernández, director de Oscar, una pasión surrealista anda diciendo por ahí con todo su morro que no ha recibido subvenciones para su película

Instituciones canarias le han dado a dedo y por todo el morro, que yo sepa, 300.000 euros para hacer la película, otras cantidades sin determinar de sus colegas de Coalición Canaria de los ayuntamientos de Tenerife adictos al régimen nacionalista de boina y alpargata que detentan, él y sus secuaces. Televisión Española también creo que le ha dado una buena pasta y, que yo sepa, Televisión Española, sigue a flote porque la pagamos todos los canarios y todos los españoles.

Lucas, como penitencia, debería memorizar esta frase y aprendérsela bien para que en adelante sepa donde está su verdadero sitio y no lo olvide nunca: "Soy un pesebrero del Gobierno de Canarias y vivo a costa de los impuestos de todos los canarios. Gracias a todos por mantenerme"

Y debería rezar todos los días porque los canarios seamos así de bondadosos y no nos levantemos en armas ante canalladas e injusticias de este calibre.

¿De dónde creerá este tío que sale el dinero de las producciones que él cobra de la Televisión Canaria, mediante esa productora que han puesto en sus manos, los miserables de Coalición Canaria?

Ese dinero se lo pago yo, se lo paga mi vecina del segundo, se lo paga el cartero de mi barrio, se lo paga el policía local que está regulando el tráfico, se lo paga el albañil que está en su obra de sol a sol trabajando, se lo paga la peluquera de la esquina, el comerciante de ultramarinos, el camarero, el fontanero, el maestro y el resto de los dos millones de canarios. ¿Está claro?

Mantener a parásitos es algo que lo tenemos ya muy asumido en esta tierra, y uno más para vivir a nuestra costa, ¿qué importa?, pero que encima se pitorreen de nosotros como lo ha hecho este personaje, clama al cielo.

Una cosa si veo bien de Coalición Canaria, esa ONG que han montado con la Televisión Canaria y el tráfico de influencias de oscuras subvenciones sectarias para que parásitos e indigentes no tengan que malvivir vendiendo pañuelos en los semáforos o limpiando parabrisas porque con su talento o aptitudes lo pasarían bastante mal para subsistir.

La película no la he visto por lo que no puedo entrar en detalles. Supongo que como soy productor de la misma, recibiré la invitación en mi casa como todos los canarios que hemos puesto nuestro dinero en la producción. Habrá sido un despiste por los nervios del estreno, lo comprendo. Cuando la reciba, iré a verla e incluso escriba por aquí de ella.

Estoy ansioso por ver lo que ha hecho con nuestro valioso dinero que han puesto en sus manos. Espero que lo haya empleado bien porque, por si no lo sabe, están en huelga en las islas los colectivos de Sanidad, Educación y Justicia y hace un par de años 2 niños murieron en un hospital porque el centro hospitalario no tenía un laboratorio de microbiología que costaba sólo 6.000 euros. Para esos dos niños no había 6.000 euros, pero para él, creo que hubo incluso más.

Este último párrafo quizás tenga su punto de demagogia, pero la realidad es terca y obstinada y por mucho que se quiera maquillar es la que se refleja.

Espero que el esfuerzo que están haciendo los parados que tu gobierno canario de miserables no consigue sacar del desempleo para que tú puedas hacer tu película, te haya servido como acicate.

Y por último decir que Oscar Domínguez me parece un excelente pintor tinerfeño y Tenerife y los tinerfeños me parecen magníficos. De hecho tengo muchísimos amigos allí. La crítica es hacia un jeta con morro que quiere reírse de los canarios.

Los canarios somos buenos, pero no idiotas. Los desvergonzados no nos gustan.

La pasta que se ha llevado este tío con la película en cuestión no deja de ser el chocolate del loro de todo el dinero que desaparece o se despilfarra miserablemente en Canarias. Con el dinero de los parados se llevaron miles de millones de pesetas y con el proyecto de Chillida en la montaña de Tindaya otros miles y eso que aún no han empezado a hacer nada en el terreno.

¿He hablado canario?

La imagen pertenece a un fotomontaje que encontré en el blog de los amigos de Caspacanaria.

6 comentarios: