El Goberno de Canarias mata a dos niños

Aroa y Pablo Melian Peñate de 52 y 46 días respectivamente murieron el pasado mes de febrero a manos del Gobierno de Canarias. Esta afirmación puede resultar excesivamente fuerte, pero debo ceñirme a contar la cruda realidad que estamos padeciendo a manos de los incompetentes superlativos que perpetran el servicio canario de salud.
A cualquier persona que visite Canarias le sorprenderá encontrarse un buen número de carteles en los escaparates de los comercios en los que familiares solicitan ayuda para poder operar a sus hijos. Lo he comentado varias veces, pero este hecho que debería provocar la verguenza más absoluta, no deja de ser algo cotidiano como la salida del sol o la llegada del ocaso.
Afortunadamente Corrupción canaria está ahogándose ya en sus propios vómitos y, con un poco de suerte, dejarán de destrozarle la vida a los ciudadanos canarios a partir de las próximas elecciones.
La muerte de estos dos niños se produjo porque en el Hospital Materno infantil de Las Palmas de Gran Canaria no disponían de una unidad de microbiología por lo que no pudieron detectar la tosferina que padecían Aroa y Pablo por lo que murieron sin más.
El servicio canario de salud es algo curioso: Dispone de médicos de altísima cualificación, un personal que hace todo lo posible, pero que padecen unos dirigentes que llamarlos vómitos es un verdadero piropo. Habitualmente mantienen al personal entre huelgas de hambre que se van sucediendo en el tiempo porque no hay nadie capacitado entre sus dirigentes para mantener un servicio que es la columna vertebral de una sociedad moderna.
¿En qué sociedad moderna sus ciudadanos tienen que pegar cartelitos por los comercios para recaudar fondos para resolver sus problemas de salud?¿En qué país europeo sus ciudadanos deben buscar humoristas y cantantes para hacer galas y obtener dinero para operarse?

Por esa y otras razones voté NO a Europa.

El programa de la televisión canaria "De todo corazón" que se dedica a recaudar fondos entre las personas de buena fe, ofreciendo lamentables y lacrimógenos espectáculos para realizar las operaciones que no hace el servicio canario de salud, no llegó a tiempo para salvar a estos dos niños que espero que sean los últimos.
Sus familiares están reuniendo firmas para que instalen una unidad de microbiología en el hospital para que el gobierno de Canarias con su incompetencia siga matando a más niños.
Lo lamentable es que no son casos aislados. Hace unos meses ya tuve que escribir sobre un niño que fue condenado a la invalidez por el Gobierno de Canarias, aunque su madre luchó para que no ocurriera. Y necesitaría un blog dedicado especificamente a estos desmanes para hacerme eco de todos los casos que ocurren.

La bacteria que produce la tosferina la encontré en la Wikipedia.

1 comentario: