Buitres, carroña informativa y Televisión Canaria

La legión de pesebreros que viven a costa de todos los canarios en esa infame y deleznable madriguera de tráfico de influencias de la televisión canaria, perpetraron anoche una nueva estafa y burla con un programa al más puro estilo carroñero de la televisión más infecta.

Supongo que este programa se montó para desviar la atención sobre las huelgas simultáneas que mantienen en pie de guerra al colectivo de la enseñanza en el archipiélago y a los trabajadores de la Sanidad, hechos que curiosamente pasan desapercibidos en la televisión pública.

Siento enormemente el dolor de las familias que sufren cada día por la ausencia de sus hijos y soy el primero que se alegraría de que estas historias tuvieran un final feliz, pero me parece de una desvergüenza infinita que intenten captar audiencia tocando los resortes de los instintos más morbosos.

Ayer no vi el programa, entre otras cosas porque no he comprado todavía el cubo para vomitar, pero sentí una vergüenza infinita cuando me llamó mi madre desde la península para decirme que lo estaban poniendo en la emisión por satélite. Por lo que he leído ya me puedo imaginar qué tipo de bazofia perpetraron.

¿Por qué nos condenan a pasar tanta vergüenza ajena?

Que yo sepa los encargados de investigar estos casos son los cuerpos de seguridad del Estado, Policía y Guardia Civil y las televisiones están para otros menesteres. El entrar a hurgar en estos temas no es otra cosa que aprovecharse de la audiencia de pobres marujas atolondradas para elevar los paupérrimos índices que tienen y justificar, al menos en parte, el pastón que nos sisan a todos los canarios y que se reparten los jetas de cabecera de Coalición Canaria y Partido Popular.

Canarias Bruta radiografió perfectamente este tipo de programas y Avatareño intuyó lo que podría ser, aunque después de ver el programa, se congratula de que con la televisión que paga no se hiciera un programa peor de lo que esperaba.

Los inconformistas también quisieron aportar su granito de arena a este engendro demoníaco y vergonzante.

En la imagen dos de los autores que perpetraron este atentado, en compañía de otros, contra la dignidad informativa. La encontré en Canarias Bruta.

10 comentarios: