Se pone en marcha el acelerador de particulas LHC del CERN. El fin del mundo más cerca :-))

Los aficionados al fin del mundo están de enhorabuena porque ya se ha comenzado a poner en marcha el LHC, el famoso acelerador de partículas del CERN en Suiza.

Una avería obligó a posponer la puesta en marcha hace un año y tras las reparaciones ya han comenzado a circular haces de protones por el círculo de 27 kilómetros de longitud. Son las primeras pruebas y verificaciones para el momento decisivo que llegará a principios de noviembre, cuando estos haces alcancen la velocidad de la luz y choquen con sus homólogos en sentido contrario en cuatro puntos para provocar colisiones que permitan reconstruir o simular lo que ocurrió al comienzo de los tiempos con el Big Bang.

Los científicos han asegurado por activa y por pasiva que el experimento no supondrá ningún riesgo, no obstante legiones de fanáticos siguen pensando que provocarán el fin del mundo.

Los resultados de las pruebas serán determinantes para conocer nuevas partículas, estudiar las resultantes y observar científicamente hechos que sólo han podido ser estudiados en teoría en una magnitud tan grande.

El Gran colisionador de hadrones, más conocido por LHC por sus siglas en inglés supondrá un importante espaldarazo a un buen número de investigaciones sobre física y sus resultados quizás ofrezcan a los científicos nuevas claves para entender el universo e incluso para crear y desarrollar nuevas formas de energía. El reto es apasionante.

Hasta aquí la parte científica, lógica, real y de sentido común. Ahora pasamos al lado oscuro, al de los aficionados a las teorías del fin del mundo que tienen en el LHC, algo así como el causante del próximo fin del mundo de este año.

Hay teorías tan peregrinas que van desde una explosión a nivel planetario cuando se produzcan las colisiones, hasta la creación de un agujero negro que se comerá literalmente la tierra en cuestión de segundos. La que más gracia me hizo es la de los que piensan que este experimento es para crear una nueva arma letal: agujeros negros portátiles para que los usen los soldados en combate. Me partí de risa.

Lo curioso es que los que aseguran que el fin del mundo será en 2012, año en el que coincide el fin de la humanidad revelado por el calendario maya, según dicen algunos, o revelado de ese modo tan curioso que tiene de revelar los hechos Nostradamus, no han dicho ni pío.

Claro, es lógico. Imagínate que el fin del mundo imaginario llega con el LHC el mes que viene. Los del fin del mundo 2012 se quedarían colgados.

En fin. Que no te preocupes ni un segundo el día que se haga el experimento porque no ocurrirá nada y si dudas de mi afirmación basada en las teorías de los científicos del LHC del CERN, sigo retando a cualquiera con la apuesta que te recuerdo.

Apuesto 1 millón de euros a que el LHC no desencadenará el fin del mundo. El millón de euros se lo pagaré a cada persona que acepte el reto, si me equivoco. Si no hay fin del mundo y aceptas la apuesta, me tendrás que pagar 1 euro. No me digas que la apuesta no es ventajosa para ti.

La imagen la encontré en la página de los laboratorios de Berkeley del Departamento de Energía de Estados Unidos.


15 comentarios: