La involución de la especie humana

Después de la orgía de hoygans, garrulos y gañanas que disfrutamos en los dos últimos post, seguimos adelante al menos hasta el próximo fin del mundo que está previsto para Octubre, pero no quería dejar de expresar mi opinión sobre este fenómeno tan curioso.

En otros tiempo, podríamos pensar que la falta de recursos o la escasez de medios no han permitido a algunas personas aprender a leer y a escribir y tener un mínimo de conocimientos que les permita desenvolverse en este mundo tan complejo, pero en pleno siglo XXI, con tantas bibliotecas y, para más INRI Internet, medio que es a través del que se conectan.

Pero observamos que el ser humano está involucionando en una subespecie cuyas características fundamentales es el garrulismo, gañanismo, cretinismo, credulidad estúpida, creencias extrañas y por supuesto no saber leer ni escribir en su idioma.

En otro momento, tendría un pase, pero en el caso del experimento que van a llevar a cabo en el colisionador de partículas LHC, el que quiere informarse tiene miles de webs y blogs serios en los que explican con todo lujo de detalles qué es lo que pretenden hacer, qué es lo que esperan conseguir y qué aplicaciones prácticas podremos disfrutar si todo sale según lo previsto.

Ante un experimento tan importante, alguien sale a lanzar bulos y chorradas que calan entre el colectivo gañán de base, la prensa garrula y los medios inconscientes. Se crea una bola de nieve y el resto ya lo conoces y puedes comprobarlo por tí mismo en el post que escribí y que llevaba por título El colisionador de partículas LHC permitirá ver "El fin del Mundo" en directo a través de Internet.

Agradezco enormemente a aquellos comentaristas que pusieron algo de inteligencia en un océano de inconsciencia, analfabetismo y necedad supina. Y al resto les envío mis más profundas condolencias por ser como son. Me resisto a llamar a algunos de estos especímenes retrasados mentales, idiotas o imbéciles, porque, aunque son expresiones que se usan normalmente para calificarlos, esas palabras definen a personas que realmente y por la razón que sean sufren algún tipo de deficiencia mental y se merecen todo mi respeto porque la afección que padecen no depende de ellos.

Por el contrario, da la impresión que el tipo de pobres hombres y mujeres que se han saltado todos los cánones lógicos, ortográficos o de inteligencia, da la impresión que se han ofrecido como voluntarios a algún tipo de experimento consistentes en extirparles parte del cerebro o dejarlos sin apenas neuronas.

La masa cada vez más ingente de esta especie de subhumanos, unido a la prensa apocalíptica y garrula han creado un cóctel explosivo de ideas estúpidas, creencias surrealistas y planteamientos kafkianos. Curiosamente la propia televisión se encargo de mantener frente al televisor a su clientela menos inteligente felicitándose de que el fin del mundo no había llegado.

Pero, ¿Cómo va a llegar el fin del mundo, si sólo iban a hacer circular los protones en un sentido, sin colisión de ningún tipo? En cualquier caso, y dando por hecho que no es cierto, que el experimento provoque el fin del mundo, habría que esperar a octubre para anunciar el posible fin del mundo que es cuando verdaderamente colisionarán las partículas, no el otro día que fueron sólo pruebas de ajuste.

Pero, claro, a los ignorantes les apasionan los apocalipsis, las noticias que anuncian el fin del mundo y el fin de los tiempos y qué mejor que ofrecer dos fines del mundo en un espacio tan corto por el precio de uno.

A Antena 3, cadena con informativos más estúpidos, le sugiero una promoción que les vendrá muy bien teniendo en cuanta el tipo de necios que suelen verlos: "Mientras en otras cadenas te ofrecen la información de 1 fin del mundo, en Antena 3 te ofrecemos 2"

Estos días he leído, visto y oído una sarta de gilipolleces tan abundante que será difícil igualarla con otra noticia. Desde la peregrina idea de que este experimento va a servir para crear agujeros negros portátiles para equipar a los militares. Si, así como lo oyes. En vez de llevar un kalaka, ahora llevarán agujeros negros portátiles al hombro, hasta creer que se va a producir el propio fin del mundo.

Cuando eso ocurra no me perderé los desfiles cuando el oficial al mando ordene "Agujeros negros al hombro ARRRRRRR"

Y luego los que pensaban que yo por escribir el blog tenía algo que ver en el asunto. Que pertenecía al CERN y que en mi mano estaba el poder parar el experimento o modificarlo. ¡De locos!

Entonces, como el Gobierno ni Dios, ni la Federación Española de Fútbol está haciendo nada por remediar el fin del mundo yo voy a construirme una nave espacial para irme a Marte. No seré tan tiquismiquis como la NASA que se pasan. Con unos cuantos hierros, un soplete y cuatro tornillos, me hago una nave espacial tuneada.

Tranquilo que lo tengo todo pensado. Para respirar llevaré un casco de moto con una bombona de oxígeno. Los cascos de astronauta son muy caros, pero al final pagas la marca "NASA". Creo que con cualquier casco de moto de marca blanca me servirá.

Al principio la vida será dura en Marte, pero he pensado que hasta que crezcan vegetales y frutas y los animales se vayan aclimatando al suelo marciano, llamaré a Telepizza para ir tirando y los primeros días comeremos pizzas. A los dos o tres días, seguramente ya estaré cazando antílopes marcianos y estará todo resuelto.

En la imagen la nave espacial que me estoy construyendo para el viaje. ¿Es guapa eh? Aún necesita algunos ajustes, pero va a quedar muy bien. Aún tengo que meterla en el taller de tunning para que me pongan altavoces de 100.000 Watios y pegatinas de esas de los tunneros. La encontré en Mysterestotalbe.

7 comentarios: