F1: Gran Premio de Europa 2010. Más de lo mismo

Sebastian Vettel consigue una valiosa victoria en el trazado valenciano del Gp. De Europa y calla las voces de los que apuntan al declive de la energética. Ya lo dijimos, Canadá no era muestra de nada y si nadie lo remedia, tenemos sentenciado el campeonato, visto lo visto. Así pues, nuevamente, un RB6 dominando de inicio a fin. Sorprendente para mí después de ver el maltrato que sufren las gomas del alemán en alguna que otra apurada y el desgaste excesivo que se convierte en el único punto débil de su monoplaza.

No pudo luchar por lamerle el alerón de cola su compañero, Mark Webber, que más que lamer, saboreó de un mordisco el de Kovalainen en una extraña maniobra del finlandés. Circulando ambos en línea recta y mapeado de aceleración, el australiano se agarra al rebufo para ganar el puesto. Justo en ese momento, el Lotus de Heiki decelera y es alcanzado por Webber de una manera violenta, haciendo volar por los aires el RB6. Afortunadamente sin consecuencias para ninguno de los dos, aparte del tremendo susto que se llevaron ambos ante la brutalidad del impacto.

El hecho provoca la salida del Safety Car y la entrada repentina de varios monoplazas a boxes para aprovechar el hecho y cumplir la obligatoriedad del cambio de compuesto.

Aquí llega la primera polémica.

Según la Dirección de Carrera, nueve pilotos rodaban demasiado rápido tras la aparición del Safety Car en pista, hecho que los somete a investigación y se proponen sanciones de 20 segundos para cada uno de ellos. Así, Button, Barrichello, Hulkenberg, Kubica, Petrov, Sutil, Liuzzi, Buemi y De la Rosa se pueden ver penalizados por ésta circunstancia.

Otra más, la inteligencia de Hamilton a debate.

Mientras todos se afanaban en ajustar la velocidad dentro de los parámetros indicados bajo Safety en pista, Hamilton decide acelerar, adelantarlo y ganarse una vuelta por encima del resto. ¿Es que pensó que nadie lo estaba viendo?, ¿nadie en su equipo supo decirle que no era lo adecuado?, Ya no está Ron Dennis... muchacho, el que te salvaba de todas las sanciones de la FIA.

Pues la metida de pata del hijo de la Gran Bretaña le condena a un Drive-thorught o lo que es lo mismo, una pasadita por la línea de box. Lo que cabrea a todos es que, sacándole 20 segundos a su más inmediato seguidor... el castigo no le perjudica en lo más mínimo.

Más polémica: Alonso acciona la radio y manifiesta que “¿qué tipo de castigo es ese?, una infracción grave que sale impune”. Poco después, ante los medios, comenta que: "Los 60 o 70 mil espectadores que han venido, han visto una carrera manipulada". Y lo hace bajo el calentamiento de ver como se le escapaba un podio por todo lo ocurrido, cuando el F10 se había notado, por vez primera, realmente competitivo.

Y no sé si ustedes estarán de acuerdo conmigo pero esos nueve pilotos debieron ser sancionados durante el Gran Premio y Hamilton después. Como siempre, la FIA haciendo las cosas alrevés.

Tras el desconcierto llega el tedio de ver vueltas y vueltas sin cambios. El único interés era ver el compuesto de las gomas de Kamui Kobayashi ( han aguantado 50 vueltas... ) y el momento de que entrara a boxes para ver las posiciones reales de los pilotos perseguidores. Hecho que ocurrió a cinco vueltas para el final y por obligación, me da. Realmente increible.


Y poco más que destacar. Carrera que tuvo más polémica que emoción, más debate que diversión y más de lo mismo en muchas ocasiones. La mayoría de escuderías empiezan a pensar en el próximo año pues en éste, el pescado está casi vendido. ¿No está usted de acuerdo?.

Lo dejamos registrado en formato podcast en http://f1sinfrenos.com con el equipo de EFTomás.

Así queda todo:

Primero- Sebastian Vettel. Red Cansino Bull.

Segundo- Lewis “voy de listo” Hamilton. McLata

Tercero- Jenson Button. McLomismo.

Aplicadas las sanciones, el campeonato quedaría del siguiente modo:

-Lewis Hamilton- 127 puntos

-Jenson Button- 121 puntos

(¿Alguien tenía dudas sobre McLaren?)


Sebastian Vettel- 115 puntos


Mark Webber- 103 puntos (y 4 de sutura)


Frenando Alonso- 98 puntos, más los 14 de su permiso de conducir clase B, pero ni por esas.


Lo mejor:

El Valencia Street es bonito y sus alrededores lujosos con impresionantes vistas.

Webber, ni un rasguño después de despegar y aterrizar en el vuelo más inquietante de su carrera como pájaro... Red Bull le dió alas.


Lo peor:

Seguimos sin saber a qué juegan en la FIA y qué tipo de currículum se admite para seleccionar Stewards. (comisarios de pista)

Casi nos dormimos... eso de aumentar la emoción como campaña publicitaria de la presente temporada quedó en eso: en simple publicidad. Engañosa para más inri.

Red Bull no afloja y nadie parece tenerle ganas. ¿Recuerdan ustedes los coches blancos con llantas amarillas?

En la imagen el causante del cachondeo del día de hoy.

Jorge Arias

23 comentarios: