Un inmigrante pierde un brazo y Marruecos roba petróleo

Todos los medios publicaron la escandalosa noticia en la que un inmigrante ilegal fue abandonado en urgencias con un brazo seccionado, que previamente habían tirado a la basura.

Se montó una importante cadena de retweets para intentar encontrar el nombre de la empresa y más detalles sobre los hechos y, da la impresión que las cosas no están tan claras como parecía al principio.

En estos casos en los que las contradicciones entre unos y otros son evidentes, es difícil opinar con fundamento, pero el hecho de que las contrataciones ilegales sigan siendo el pan nuestro de cada día, mal vamos a seguir, pero como la inspección del Ministerio de Trabajo son algo extraño y, en muchas ocasiones, su propia existencia es todo un acto de fe, los empresarios, sin temor a represalias, seguirán ahorrándose la pasta de la contratación y dejando a los inmigrantes en manos del destino.

Según las últimas noticias que han aparecido, la Guardia Civil ha cerrado la panificadora en donde ocurrieron los hehos y ha encarcelado al dueño. Me parece muy bien.

Luego llegarán los abogados que tomarán el relevo de sanitarios y agentes del orden. Un buen picapleitos intentaría demostrar la bondad del empresario arguyendo que lo llevaron a urgencias, pese a poder seguir troceando el resto del cuerpo y servir sus vísceras como contenido de las empanadillas. Aunque lo único cierto que sabemos ahora mismo es que el inmigrante no tenía contrato y perdió un brazo trabajando.

Hoy también me he enterado de la noticia de un nuevo atraco. En este caso se trata de un robo internacional: El deleznable y nauseabundo régimen marroquí ha tenido la suerte, de encontrar petróleo en una parte del país que le robó a sus dueños el año 1976. Este hallazgo que, de confirmarse los resultados que calculan unas reservas en torno a los 500.000 barriles diarios, lo convertiría en el sexto país exportador de crudo. En el ranking de regímenes corruptos, genocidas y asesinos, ya hace tiempo que está en el Top Ten.

Confío que alguna vez el pueblo marroquí consiga echarle pelotas y acabe con un sistema de corrupción generalizado, un feudalismo anacrónico y una familia real que produce arcadas. Quizás si organizaran una revuelta en condiciones morirían menos seres humanos que los que habitualmente se dejan la vida a bordo de pateras intentando salir del infierno.

Como tengo pocas esperanzas en el derecho internacional y los saharahuis seguirán muriéndose de asco en los altos tribunales, me temo que todo seguirá igual, mientras el régimen vomitivo marroquí les sigue robando y matando, supongo que, como es habitual, no ocurrirá nada y a partir del comienzo de las extracciones, el resto de países tendrán que lamerle el trasero a otra dictadura corrupta para conseguir su ración de crudo, mientras no se descubran alternativas energéticas viables, limpias y permanentes.

Aunque te cueste creerlo la entrada de hoy iba sobre la Copa Confederaciones, de la que hablaré en otra ocasión, pero una cosa llevó a otra y ya ves en que ha quedado el post.

La imagen la encontré en Coches 20.

Actualización: En Gran Canaria ha aparecido otro empresario ejemplar que probablemente competirá con el valenciano de la noticia para la medalla de oro del trabajo de este año. El caso se parece bastante, tal como lo he leído en Canarias Ahora en su Top Secret, que al no poder enlazar he copiado en un documento aparte, pero la noticia es de ellos, que quede claro.

14 comentarios: