Los premios llegaron a su destino

Hoy ha sido un día raro. Tenía intención de escribir sobre las huelgas que asolan Canarias con el personal de Educación, Justicia y Sanidad en las calles, pero la rápida reacción del Presidente del Gobierno del Archipiélago subiéndose el sueldo, me ha dejado más tranquilo y ha demostrado a todos los canarios que sabe enfrentarse a las crísis con medidas contundentes.

¡Enhorabuena, Presi!

También había pensado escribir sobre la crisis del ladrillo, el aumento del paro en España y sobre todo en Canarias y la forma tan peculiar de hacer las cosas en un país donde el año pasado se construyeron más viviendas que en Italia, Francia y Gran Bretaña juntas.

Para resolver la crisis que se avecina, digan lo que digan, tengo intención de consultar a los Albertos que de esto creo que saben mucho y sus sabios consejos me ayudarán a capear el temporal.

Pero no voy a escribir de nada de eso sino de historias mucho más interesantes, con final feliz y que tienen como protagonistas a hombres de palabra como J.R. Mora que prometió enviar los regalos que curiosamente gané en su concurso de viñetas 2007 y lo cumplió a rajatabla.

A mi me tocó el lote número siete que está compuesto por los regalos que ves en la foto que acabo de hacerles para que se vea que aquí también cumplimos.

Lo dicho. J.R. Mora, un hombre de palabra. Creo que lo votaré este domingo en las elecciones. Él, a diferencia de otros, no engaña.

La imagen la encontré dentro de una tarjetita SD que metí dentro de una cámara que tengo.

No hay comentarios: