El Euribor se dispara y termina de hundir a la clase media española

Nuestros amigos los bancos nos han obsequiado esta mañana con un nuevo regalo, la subida del Euribor al 1,924, una escalada que no vivíamos desde 2008 y que supondrá una nueva estocada mortal para las clases medias que ya están con el agua al cuello.

Cuando ni siquiera nos habíamos repuesto del anuncio del BCE de la subida de tipos en Abril, tendremos que sumar esta nueva subida.

Para que te hagas una idea, a partir de Abril una hipoteca costará de media en torno a los 700 euros anuales más por la subida de tipos a los que tendremos que sumar otros tantos por la subida del Euribor. Los desahucios de estos dos últimos años nos parecerán un juego de niños si los comparamos con los que se avecinan a partir de ahora con las familias absolutamente asfixiadas y sin esperanza.

De estas subidas no tendrán que preocuparse todos aquellos que se hayan dedicado a robar dinero del presupuesto de todos los ciudadanos porque fueron previsores y robaron a manos llenas mientras el resto hibernaba y veía el fútbol o Belén Esteban por la tele y discutían en los bares y en los foros sobre si Mourinho tenía que sacar a Periquin o a Zutanito para el doble pivote.

Los bancos quieren acelerar el proceso de convertirnos a todos en sus esclavos y su solución final está ya muy bien encaminada. Recibo de la luz, gasolina, hipoteca, impuestos, políticos corruptos como lacayos del sistema, justicia inexistente, discriminacion social, paro, contratos leoninos, más corrupción, injusticia social, nueva inquisicion, etc. Lo tienen ya casi hecho.

Sin embargo la esclavitud que llega tiene todos los inconvenientes de la esclavitud clásica y ninguna de sus ventajas, si es que había alguna. A partir de ahora los esclavos tenemos que pagarnos todo lo necesario para subsistir, mientras entregamos nuestras vidas a los bancos y grandes corporaciones que, con la complicidad de los políticos que tienen a su servicio, quieren quedarse con todo y con todos. En las plantaciones de algodón de Alabama en el siglo XIX al menos los esclavos eran alimentados y vestidos por sus captores.

Aunque no todo está perdido. Una serie de ciudadanos no quieren ser borregos y esclavos del sistema y están peleando con dureza por sus derechos, aunque estas protestas no las verás en nuestras televisiones.

La imagen la encontré en Albert Barra.

3 comentarios: