Vicente Ferrer, la marcha de un gran hombre

Como no hay muchas ocasiones en las que tenemos que hablar de grandes hombres, de personas que más allá de su vida y de su obra seguirán trascendiendo a través de su ejemplo y su mensaje, aprovechamos la noticia del fallecimiento de Vicente Ferrer, para escribir unas líneas sobre este ser humano descomunal que luchó contra la injusticia y la pobreza.

Seguramente muchos semblantes serán mucho más completos que estas líneas y por ello me quiero centrar en el ejemplo que nos dio y con el que nos enseñó que no hay excusas para dejar de hacer felices a nuestros semejantes al margen de ideologías o de politiqueos.

Como comenté en otra ocasión hablando de Manuel Patarroyo, me siento orgulloso de pertenecer a la raza humana sabiendo que ellos también fueron y son humanos.

Una gran lección, la de Vicente Ferrer, que deberíamos aplicarnos con tesón.

Creo que con unas cuantas personas como él, este mundo sería algo más habitable.

Descanse en paz y todo el reconocimiento a su intensa y fructífera obra.

Hace unos años mi hijo, muy aficionado al fútbol, me preguntó qué camiseta me iba a comprar. Se refería a esas camisetas oficiales en las que aparece en la parte de atrás el nombre de algún jugador y se supone que las compran porque de alguna forma les gusta.

En aquella ocasión, le dije que me compraría la camiseta de Manuel Patarroyo, pero igual cambio de opinión y me compro la de Vicente Ferrer, o incluso las dos.

La imagen la encontré en Blogger.

1 comentario: