Reflexiones sobre el IV Maratón Podcastblog

Unas horas después del final del IV maratón Podcastblog escribo estas líneas que publicaré también en el propio blog del maratón para sacar algunas conclusiones finales sobre el evento. La conclusiones sobre lo que fue bien y lo que tenemos que mejorar y si es hora de comenzar a reflexionar sobre lo sucedido y plantearnos si merece la pena continuar con una próxima edición.

El cúmulo de circunstancias que nos encontramos este año se vio agravada por la falta de efectivos humanos. La ilusión y las ganas para seguir no las hemos perdidos, pero es muy difícil o prácticamente imposible que sólo dos personas puedan mantener una emisión ininterrumpida durante 50 horas. Todavía somos humanos. Con cyborgs hubiera sido otra cosa.

Este año comenzamos ya con el paso cambiado porque dependíamos de un canal de streaming profesional que se habían comprometido a cedernos y que nunca tuvimos.

Este contratiempo lo solventamos con la ayuda de servidores nuestros y de amigos que nos echaron una mano. Incluso otros amigos que al vernos ya perdidos se ofrecieron a ayudarnos.

Quizás este año descubrimos que no se puede contar con la gente. No quiero meter a todos en el mismo saco, pero si contrastamos que el compromiso es algo que se va perdiendo con el tiempo y que, año tras año al mismo ritmo que íbamos añadiendo horas y responsabilidades iban disminuyendo las personas que estaban para echar una mano.

También tuvimos que sumar algunos imponderables que no tienen nada que ver con el párrafo anterior y que se refiere a personas que no pudieron asistir al maratón por circunstancias personales que comprendemos perfectamente, algunas incluso luctuosas.

Algo que tenemos claro es que Skype es una herramienta horrible para manejar conexiones de audio, conferencias y tertulias. Con el tiempo ha ido empeorando la calidad del audio en este sistema y si sigue a este ritmo de empeoramiento, terminará por dejar de servir incluso para mantener una llamada entre dos personas.

La asistencia al maratón es absolutamente libre y desinteresada, pero no por ello ese compromiso se debe tomar a la ligera porque en todo momento tiene que haber unas cuantas personas al frente del evento para que pueda seguir adelante.

Si nos comprometimos a realizar las 50 horas en este IV maratón es porque contábamos en un principio con personas comprometidas, pero al final no estuvieron ahí. Ese es un imponderable mortal de necesidad para un maratón de estas características.

Este año también hemos descubierto que hay muchas ganas entre un buen número de amigos y estudiaremos a ver si podemos unificar toda esa fuerza en el caso que decidamos seguir con una próxima edición.

Por la falta de efectivos y limitados al funcionamiento de un ser humano decidimos tras unas cuantas horas suspender el maratón que, visto lo visto y con las circunstancias vistas en esta ocasión tendremos que limitarlo a las horas que un sólo ser humano pueda mantenerse despierto y operativo porque a fin de cuentas es lo que vivimos.

El maratón desde el primer día lo quisimos hacer de todos y para todos y por ellos dimos cabida a cualquiera y nunca excluimos a nadie, como contrapartida esperábamos que hubiera algo más de disposición para seguir con la continuidad porque para una sola persona es muy complicado lanzar el streaming, organizar la charla, grabarla, postearla, subirla, twittearla y resolver todos los problemas, al margen de contestar a las preguntas más peregrinas.

El resumen que se puede hacer es que esta edición ha sido un interesante punto de inflexión para saber con quienes ya no debemos contar nunca más y con quienes podemos seguir avanzando en el proyecto.

Agradecemos a todas y cada uno de las personas que estuvieron ahí con nosotros apoyándonos y tirando del carro y también, por qué no, a aquellos que se comprometieron y ni siquiera aparecieron ni dieron ninguna explicación al respecto.

Asumimos también nuestros errores que seguramente los habrá habido y muchos y ya estamos trabajando para evitarlos en un futuro, caso que decidamos seguir con una próxima edición.

Agradecemos también a todas las personas que habiéndose comprometido nos escribieron para explicarnos su situación y excusar su presencia, algo que nos ayudó también a tomar medidas ante la incontingencia.

Quizás haya que plantearse de otra forma un evento de estas características y quizás no estemos preparados para hacerlo o incluso sea imposible poner de acuerdo a tantas personas. ¿Quién sabe? Ya veremos lo que hacemos.

Las charlas que se pudieron grabar o que nos enviaron ya grabadas están en el blog del maratón y podrás seguirlas y escucharlas en sus respectivos enlaces.

10 comentarios: