Maratón Man y día del trabajo

En algún momento de esta semana debería escribir algo, así me justifico y evito el despido en Crónicas de Esperantia. Que se están poniendo las cosas muy malitas en los medios.

Debería rellenar algunas líneas de texto, pero no veo nada interesante sobre qué escribir. Además llega el IV Maratón Podcastblog este sábado y son días de cerrar charlas, cabos sueltos, contestar a preguntas y todo lo que conlleva un maremágnun de este tipo. Que no es moco de pavo.

Los catastrofistas están muy tristes y de capa caída porque la gripe porcina tiene pinta de ser un bluff y cada día está más lejos de convertirse en pandemia apocalíptica. Además ahora están clasificando concienzudamente los casos de los fallecidos y resulta que la mayoría no tienen mucho que ver con este virus.

Tengo un par de entradas pendientes sobre el salario social que están estudiando en el Congreso y sobre lo que está ocurriendo en Internet, cuya libertad está en entredicho, porque aprendices de fachas de medio pelo quieren ponerle puertas, cerraduras, ventanas y mazmorras y el día 5 está prevista una movilización general.

Llevo unos días con una línea ADSL de 10 megas, según me dicen, pero estoy convencido que los 10 megas los reparten entre varios vecinos o varios edificios, porque al hacer test de velocidad, escasamente supero 1 mega, pero Internet en España es como es y seguimos siendo los esclavos de compañías miserables que nos venden basura a precio de caviar y encima nos dan sólo una cuarta parte.

Como tienen a un Gobierno títere e inútil a su servicio, pueden campar a sus anchas. Si no quieres echar espumarajos por la boca, mejor no le eches un vistazo a las ofertas de las compañías realmente europeas, mafias mediante.

Ya mismo llega el punte del 1 de Mayo, día del trabajo y volveremos a ver ese país virtual en el que vivimos: 4 millones de parados y subiendo y cuatro gatos en las manifestaciones reivindicativas.

Claro que, con sindicatos títeres, apéndices de propio Gobierno y del sistema perverso, tampoco se puede pedir demasiado. Las playas estarán abarrotadas, los restaurantes y bares a reventar y las zonas de ocio de bote en bote. ¿Dónde está la crisis?

Al final va a resultar que todos los españoles somos multimillonarios con grandes capitales y grandes fortunas, pero como somos algo snob a algunos nos mola el rollo del obrero y nos ponemos a trabajar eventualmente, pero realmente no nos hace falta. Vamos sobradísimos con el dinero.

Hoy no sabía qué título poner a esta parrafada que me ha salido. A veces me ocurre. Otras, el título va casi como implícito, pero en ocasiones como ésta cómo vas a decidirte con un título orientativo si hablas de varias cosas y de tan distinto pelaje.

No me voy a comer mucho el tarro y lo voy a dejar así. Creo que se ajusta algo.

La imagen es un fotograma de la película Marathon Man del año 1976, basada en la novela homónima de William Goldman.

3 comentarios: