Parados

La ventaja de Internet sobre los medios de papel se refuerza por el hecho de poder leer variados puntos de vista sobre una misma noticia, desde diferentes medios y bajo distintos prismas, pero la cruda realidad sigue estando ahí.

A comienzos de año ya comenté que este 2009 no tenía buena pinta y los hechos, día a día, hora a hora, me van dando la razón.

Los informativos al uso para gente "desneuronada", como leí ayer en un foro argentino de tenis, nos cuentan una realidad ficticia, artificial y demasiado alejada de la realidad como para tenerla en cuenta.

Crisis y gilipolleces políticas se llevan minutos y minutos, mientras los ciudadanos sufren una situación que da vértigo.

A todo esto yo quería hablar del nuevo feudalismo del siglo XXI, que siempre me explayo demasiado en los planteamientos.

El otro día ya hablé de la vergüenza social que supone que la ley de dependencia en Canarias sólo sirva para certificar la inutilidad de un Gobierno que se pasa el día perdiendo el tiempo en alharacas sin sentido como la Policía Autonómica o fuegos de artificio propagandísticos como la Televisión Canaria, máximo órgano y factoría de fabricación de analfabetos de la comunidad.

La secta que nos gobierna sigue dejando morir a la gente dependiente. En Canarias de 20.000 peticiones, sólo se han atendido en torno a 2000. Al resto que les vayan dando que, según dicen, no hay dinero. Supongo que confían en que se vayan muriendo durante los interminables papeleos que les exigen para que, de ese modo, se termine el problema. Realmente me parece perverso.

Si hay dinero para pagar a parásitos y vividores y para vivir como nuevos ricos, pero no para lo que realmente es necesario y urgente. Todos hablan y hablan y nunca resuelven los problemas. Sólo nos crean más.

Y no me sirve, tal como expresaron en los comentarios en aquella ocasión que es una Ley que no tiene fondos, que si el Gobierno Central, el de allá o el Ministerio tal. No es válida esa argumentación. Si eres un político que está ahí para resolver los problemas de los ciudadanos y no sabes o eres tan inútil que el cargo te viene grande, vete a tu casa y deja a otro que si sepa, para resolverlo.

¿Y el paro? Según el BBVA el mes de Enero ha sido una sangría continua y Febrero lo hemos empezado ya con 250.000 parados más. ¿Habrá alguna solución? ¿Se tomará alguna medida para evitar la hemorragia de puestos de trabajo perdidos? La respuesta es NO. Todo será fuegos de artificio propagandísticos y poco más.

Los señores feudales de la banca, las petroleras y las telefónicas van bien y eso es lo importante. Teniendo cogidos por las pelotas a sus empleados del Gobierno y a los sindicatos de atrezzo, no tienen por que preocuparse. Y mientras tanto al pobre ex-trabajador que le vayan dando.

Todos los sectores se están llevando un varapalo de órdago, pero te hablaré de uno en concreto, no porque sea significativo especialmente, sino porque es el que conozco: el de la prensa.

Imagínate que en los últimos 3 meses más de 4000 periodistas, y me quedo corto, se han ido a la calle por cierres, ERES, recortes o liquidaciones de negocio. 4.000 personas que ahora mismos están buscando trabajo y que compiten con los más de 10.000 o 20.000 periodistas que anualmente salen de las facultades. No hay puestos de trabajo y todas esas personas tienen que competir por 0 puestos de trabajo. Una sangría.

Afortunadamente llevo tiempo reciclado y apenas piso ya las redacciones. Mi redacción es mi casa y he conseguido crearme mi propio puesto de trabajo que consiste en trabajar en varios medios por poco dinero. Varios medios por poco dinero a fin de mes hacen un sueldo más o menos para ir tirando, pero tampoco para lanzar cohetes, pero me considero un afortunado viendo el triste panorama que no deja de empeorar cada día.

Y mejor no hablamos del ninguneo al que te someten cuando pierdes tu puesto de trabajo. Hay cucarachas y ratas que son mejor consideradas. Te conviertes en un apestado, un paria, un don nadie, un ser invisible, un leproso del gremio.

Como en la década de los 90 sufrí en propia carne todas las fusiones, reconversiones y cierres habidos y por haber en prensa, radio y television, conozco de lo que hablo y atraviesas una situación que ni imaginas.

Ahora ya me tomo las cosas de otra forma y como en el mundo de los blogs ya soy un perfecto Don Nadie y uno de los bloggers más desconocidos que existen, pues no tengo mayor problema.

Otro tema es el de las relaciones laborales. Los contratos laborales ya no existen y todo son encargos puntuales que llegan y se van. Una vez mi hijo me preguntó si estaba preocupado por si me despedían de un encargo que tenía.

Le contesté que no podían despedirme. Se quedó sorprendido como pensando que tenía algún poder especial anti despido o que tenía un contrato blindado, pero le conté la realidad.

No pueden despedirme porque para despedirme primero tendrían que contratarme. De modo que no hay problema.

El caso de la prensa no es el único: automoción, pequeño comercio, construcción, etc están en las mismas. Miles de personas a la calle cada día y miles de dramas familiares que se suman a la procesión de almas en pena que es en lo que se ha convertido ahora mismo el mercado de trabajo en España.

La crisis será mundial, los problemas económicos acechan a todos los países, pero ninguno de nuestro entorno tiene unas cifras de parados tan vergonzosas. Además en nuestro país, una persona de 40 años que se quede en el paro es un cadáver en el sistema ocupacional.

Por razones que se me escapan, España tira a la basura cada año a personas bien preparadas en la flor de la vida laboral porque prefieren contratar mejor a lechones jóvenes para explotarlos y negarles sus derechos, (hablar de derechos laborales en España ya es una entelequia) a pesar de que no están tan preparados como los de 40. Algo que nunca me ha cabido en la cabeza.

La nauseabunda propaganda gubernamental habla mucho de prestaciones sociales y se llenan la boca con todas esas cortinas de humo. Veamos: Un señor que trabaja 1 año tiene derecho a 4 meses de paro, según creo. Bien. ¿Qué hace el mes 5 si no consigue trabajo, algo que podría considerarse milagroso en los tiempos que corren?

La respuesta tendrás que buscarla en otro lado. A este Gobierno un ciudadano sólo le interesa cada cuatro años. El resto del tiempo les importamos un pimiento.

La imagen la encontré en Búsquedas alternativas y desencuentros.

1 comentario: