Lenguas

¿Existe algún certamen convocado para premiar la estupidez humana en materia lingüistica en España sin que yo me haya enterado?

He intentado buscar por ahí y no he encontrado nada, pero a tenor de las evidencias y de lo que está pasando, me consta que deben tener la intención de premiar la estupidez más idiota que esté relacionada con la prohibición/permisión/obligación de hablar o hacerse entender en una lengua u otra.

Con todos los candidatos que hay, sugiero que la convocatoria sea mensual para que ningún cretino se quede sin su merecido premio.

Todo esto ocurre cuando politicastros de tres al cuarto intentan ponerle puertas al campo y obligar a los ciudadanos con leyes idiotas, absurdas y retrógradas, propias del sistema feudal en el que vivimos. Un sistema feudal con atrezzo democrático que se queda en eso. Son elementos del disfraz de democracía y justicia que utilizan los regímenes para hacerse pasar por lo que no son.

Una de las estupideces más recientes en torno al idioma la encontré en Galicia. En una granja escuela se les ha ocurrido la brillante idea de prohibir hablar en gallego. No es una errata ni una información falsa. Es absolutamente cierta y corroborada por multitud de medios. El texto está en gallego. Yo no sé gallego, pero lo entiendo y se entiende perfectamente.

Otra estupidez que podría perfectamente optar a los premios sería el caso de la nueva oficina que se va a crear en Valencia para, y es absolutamente real, denunciar por no atender en valenciano.

Seguramente te vendrá a la memoria el caso de este verano de Air Berlin y su disputa con algunos talibanes del catalán.

Y así cientos y cientos de casos de los departamentos de limpieza de sangre lingüistica de cada autonomía.

Yo te puedo contar mi caso concreto. Mi familia materna es catalana y mi abuelo hablaba mucho mejor el catalán que el castellano. Tanto es así que había muchas palabras que sólo las conocía en catalán.

Como lo que pretendíamos y siempre lo conseguíamos era entendernos, los dos hacíamos lo posible para facilitarnos las cosas y nunca tuvimos ningún problema en este sentido. Es más. De ese modo yo aprendí algo de catalán e incluso a entenderlo mejor y seguramente él aprendió alguna palabra nueva en castellano.

Nadie nos obligaba, no había leyes para que habláramos en una lengua o en otra. No había talibanes vigilándonos a ver si hablábamos bien o mal. Todo fue sencillo, fácil y muy instructivo por mi parte.

¿A ningún mandamás se le ha ocurrido en estos tiempos que corren dejar que cada lengua siga su curso libremente y que cada uno hable la que le de la gana y se exprese como mejor sepa o quiera en cualquier momento?

Las lenguas vivas evolucionan y en el caso de las que tenemos en España gozan de buena salud. Me resulta del todo punto incoherente, estúpido y fuera de lugar el intentar enfrentarnos entre nosotros con vehículos extraordinarios que lo único que tendrían que hacer sería unirnos.

La imagen de la lengua la encontré en Fotologs.

2 comentarios: