Los siervos de los bancos rinden pleitesía a sus amos en el Congreso

Ese antro donde los siervos y lacayos de los bancos y grandes corporaciones se reunen de vez en cuando como parte del atrezzo de la democracia volvieron a perpetrar un nuevo atraco para entregarles parte del país a sus señores, los bancos.

Como sistema feudal bien engrasado y que funciona viento en popa, ayer se aprobó entregar los diezmos a los dueños del sistema, un sistema feudal que funciona exactamente igual que en la Edad Media con la única diferencia que ahora hay fútbol y televisión y entonces no.

Para que, pese a todo, haya gente que siga creyendo en su ignorancia que esto es algo parecido a una democracia, los decoradores y encargados del atrezzo consiguieron una vez más engañar a la masa de siervos de la gleba que entre programa basura y partido de Champions siguen sin quererse enterar de que cada día que pasa son más y más pobres.

Para que parezca lo que no es se ha conseguido inocular a la población la idea de que son soberanos y pueden elegir la forma de ser administrados, pero en la realidad se presentan siempre los mismos: un partido único con varios nombres diferentes para dar el pego, pero el objetivo se cumple siempre a rajatabla: entregar el dinero de los diezmos a la banca y a las grandes corporaciones que para eso los ponen ahí.

Los señores feudales de otros países deben estar estupefactos con lo que ocurre aquí. En Alemania por ejemplo con los mismos precios que en España tienen un sueldo que es un 60% que el español y unos servicios indudablemente un 60% mejores.

Supongo que España estará siendo objeto de un experimento sociológico que consiste en putear a los ciudadanos hasta límites insufribles para ver en qué momento empiezan a protestar y salir a la calle a exigir sus derechos.

Como seguramente habrás notado, ayer hice algunos cambios. Encontré por ahí la nube de etiquetas que se mueve, me gustó y empecé a trastear para enterarme como colocarla y ahí la tienes. No sé por qué razón empecé a agrupar algunos contenidos y quitar algunos espacios que quedaban en la columna de la izquierda y con la nube de etiquetas en flash y los contenidos más agrupados me gusta como queda.

Además esta mañana me alegré mucho porque ningún político ni banquero (ahora que ha quedado en evidencia que pertenecen a la misma banda) se pasó esta noche a robármela como han hecho con mi dinero, con el tuyo, con el del albañil de la obra de enfrente (el único que queda ya), con la señora de la tienda de ultramarinos, con mi hijo, con el taxista de la parada de la plaza y con todas las personas que veas hoy por la calle. Reconozco que he tenido mucha suerte. No sé si podré decir lo mismo mañana.

La imagen de parte del botín la encontré en Buongiorno.

No hay comentarios: