La crisis de los desheredados

Por más que leo sigo sin entender la pasividad del ciudadano después de haber sufrido el robo más grande de la historia. Banqueros como Botín que tienen la cara dura de decir que su banco no necesita ayudas, pero las ha cogido, como no podía ser de otro modo.

Gobiernos a cual más nauseabundo que justifica el reparto del botín entre los banqueros que les pagan las campañas y les permiten dar la impresión que mandan algo y mangantes de grandes empresas financieras que han dilapidado alegremente su capital y ahora se ven recompensados con sustanciosas ayudas gubernamentales.

Cuando vayas al bingo o juegues en el casino, si tienes la mala suerte de perder, acude a tu Gobierno. Dile que tuviste una mala noche y perdiste tu dinero. Seguro que te dan una ayuda. Antes asegúrate de haber creado un banco o un tingladillo de especulación como tapadera. A los gobiernos no les gustan los ciudadanos. Los odian. Pero si tienes un banco o eres especulador que ha dilapidado tu dinero, te recibirán con los brazos abiertos.

Si te has quedado parado porque unos cuantos avariciosos o manirrotos han jugado con tu dinero o el de tu empresa, abre un banco, móntate un garito de inversiones y roba un traje caro en tus grandes almacenes de confianza para que las apariencias consigan engañar a los que te tienen que dar las ayudas.

Banco Ladrón, ya lo he cogido como nombre. Tendrás que buscar otro, pero hay muchos más muy buenos.

Otra de las sorpresas que me estoy llevando es el pacto rastrero y miserable al que han llegado los grandes editores de prensa con el Gobierno. Me empieza a sonar a recochineo que los grandes medios vayan en este caso de fanboys y palmeros del Gobierno cantando loas al mayor atraco de la historia.

A su favor tienen una masa anestesiada que con los partidos del Madrid, de la Champions o con los devaneos de la petarda de turno, tienen ya cubierta su capacidad de sorpresa.

Haz una pequeña prueba: pregunta a alguien que use el cerebro como mero elemento decorativo sobre lo que ha hecho el Gobierno con los bancos. Seguro que o no sabe de qué le estás hablando o te dice que han salvado el sistema o cualquier frase hecha que les hayan inoculado desde los informativos o medios para lerdos que unos cuantos padecemos, pero que por lo visto muchos disfrutan.

En Kaos en la Red hacen una buena interpretación de lo que está ocurriendo. Con el título de Nos sobran analistas, nos faltan activistas, viene a decirnos que es el momento de ponerse en acción y dejar de seguir discutiendo o analizando sobre lo que ocurre.

El premio Nobel de literatura José Saramago ha manifestado que lo ocurrido es "Un crimen (financiero) contra la Humanidad"

Cualquiera de los nombres que encontrarás en esta entrada de la wikipedia sobre la globalización, te darán argumentos de sobra para que comprendas en qué nos quieren convertir la panda de miserables que llevan las riendas del mundo o, en el peor de los casos en lo que nos han convertido ya.

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, cuya dictadura no es santo de mi devoción, no ha podido ser más explícito. No estoy de acuerdo con la dictadura, pero Felipe Pérez Roque ha dicho una frase muy clara: "Han corrido más para salvar a los bancos que a los pobres y hambrientos"

No es cuestión de coger los kalakas y liarse a tiros, pero creo que si es el momento de organizarse y dejar de parecer o de hacerles entender a los miserables que somos meros corderitos mansos que van contentos camino del matadero.

Hay que hacer algo para, de algún modo, exigir como ciudadanos y/o trabajadores nuestros derechos. Las oficinas del paro, ahora repletas podrían ser un buen punto de partida. Con todos los parados ociosos que hay, el ejército de manifestantes y activistas puede ser inmenso.

No abogo por levantarse en armas porque no creo en la violencia para resolver las cosas, pero si se podrían crear manifiestos, buscar firmas para decidir no votar en las elecciones, hacer sentadas en los ministerios, caceroladas diarias, manifestaciones semanales, ocupaciones pacíficas de sucursales bancarias: 1000 o 2000 personas entrando y saliendo de una sucursal, creo que a lo mejor les causaría algún contratiempo y quizás los informativos se hicieran eco.

Las marujas que estuvieran siguiendo los culebrones de las televisiones o los programas basura estarían exentas de participar, pero podrían firmar los manifiestos desde sus sillones frente a la caja tonta. Los días de partido también estarían eximidos los futboleros. De modo que no habría que preocuparse mucho.

Retirar el dinero de los bancos en masa. Decidir no usar durante algunos días algún suministro vital, declararse insumiso fiscal. Hacer algo ya, coño. Que nos están robando. Que te están robando. Que mañana puedes ir al paro y cuando se te termine el subsidio no tendrás ni para comer. ¡Muévete ya de una puta vez y deja de ver la televisión! Que está tu vida y la de tu familia en juego.

La imagen es una viñeta de J.R. Mora convertida en pancarta y que debutó en la manifestación "Rebélate contra la pobreza; hechos, no palabras". La fotografía es de Alicia del blog Lápices para la paz.

Otras viñetas del amigo y colega J.R. también se han utilizado para diversos actos de protesta y/o reivindicativos.

Nos vemos en un mundo nuevo o en el matadero, instantes antes de que nos degüellen. Tú decides.

4 comentarios: