Las incongruencias del gobierno en torno a la energía solar

Algunas veces me han preguntado sobre la fórmula que utilizo para escribir sobre los temas que te encuentras en el blog.

Viviendo en España y en Canarias es fácil hallar cada día innumerables fuentes de inspiración con los gobiernos que nos ha tocado padecer y las actitudes erráticas, sinsentido, equivocadas o pasteleadas y compinchadas con algunos agentes sociales.

En el caso de hoy, me llegó un Email en el que me ponían en la pista de uno de los casos más extraños, surrealistas y difíciles de entender que haya conocido en mucho tiempo.

Como sabes, soy un entusiasta del aprovechamiento de los recursos naturales que nos ofrece el planeta sin causar perjuicio al medio ambiente y España y mucho más Canarias nos ofrece estos bienes de forma gratuita en forma de viento y sol todos los días y en abundancia.

Cualquier gobierno que contara con personas capacitadas, sensatas, honradas y cabales, pensaría que este regalo que nos ofrece la naturaleza sin pedirnos nada a cambio y que existe en abundancia podría servirnos para apartar la espada de Damocles del famoso protocolo de Kioto de nuestras cabezas, pero como, por las medidas que han tomado, no parece que este tipo de personas abunde en nuestro gobierno, no se les ha ocurrido otra cosa que arrasar con una industria que funcionaba bien, que no costaba dinero, que ofrecía puestos de trabajo y que no generaba productos contaminantes.

Me refiero a la energía fotovoltaica o solar, concretamente. El mazazo llegó este verano con la incorporación del nuevo real decreto que básicamente lo que hace es penalizar a las empresas que se encargan de producir energía solar, tal como lo oyes.

Puedes leerte el tocho lleno de farragosidades técnicas, si lo deseas, pero en síntesis a partir de la puesta en marcha del real decreto las empresas recibirán mucho menos por el KW que produzcan por lo que la balanza entre costes y beneficios quedará muy desnivelada. Caso aparte es el canario, cuya penalización endémica en el transporte de componentes va a recibir una estocada mortal.

Me parece a todas luces ilógico el ponerle trabas a una tecnología que día a día va adoptando las mejoras que la investigación va facilitando y que a día de hoy, tiene un futuro muy prometedor, al menos en países que no se llamen España.

Día a día recibo noticias sobre avances en esta tecnología y lo que hace 20 años o más eran mamotretos de placas solares que apenas ofrecían energía para instalaciones muy pequeñas, hoy en día con células fotovoltaicas cada vez más pequeñas se puede obtener mucha más energía con un coste más bajo y un aprovechamiento infinitamente mayor.

Siempre he pensado que el futuro estaría en fomentar entre la población el uso de energía solar y eólica, donde las innovaciones técnicas auguran muy buenas perspectivas y obligar a toda nueva construcción a ser autosuficiente con pequeños molinos eólicos y cristales con células fotovoltaicas, pero el gobierno, creo que no piensa así y encontrar una respuesta a esta necedad que están perpetrando, sería harto complicado.

¿Los que han tomado la decisión tienen inversiones en petróleo y no les interesa tener competencia? ¿acciones en empresas de energía fotovoltaica y quieren echar del mercado a la competencia? ¿Han sufrido algún accidente cardiovascular y no les llega el riego sanguíneo adecuadamente al cerebro?

Habría miles de preguntas sin respuesta ante tanto sinsentido. Es el sino de una sociedad gobernada por mediocres y a los que el resto de los ciudadanos les importamos un pimiento.

Como colofón a todo esto que te cuento, sólo un dato: Alemania es el país líder en producción de energía fotovoltaica en Europa y es segundo en el mundo tras Japón y curiosamente los alemanes vienen a España en busca de sol porque en su país no tienen mucho y nosotros que lo tenemos en cantidades industriales no lo utilizamos. Paradojas de los países bananeros.

La imagen del sol, la encontré en Técnica Prisma.

9 comentarios: