La fuerza de los fuertes

No sé si debo estar incubando algún virus o me pasa algo, pero hoy me he levantado raro, raro. Comencé el día temprano, como suelo hacer normalmente: algo de radio,concretamente dos programas de humor para comenzar la jornada Si amanece nos vamos en la SER que volví a escuchar después de mucho tiempo y La Mañana de la COPE.

Después enlacé con el China Open de tenis que se disputa en Pekín y el Open de Bangkok. Vi el partido de Andy Rodick. Probablemente la final del domingo enfrentará a Djokovic con algún Top Ten en Bangkok y a Rodick en Pekín con alguien similar. A Nadal y a Federer les di vacaciones en este torneo :-))

Un rato después me preparé el desayuno y me puse a leer noticias en los diarios digitales que suelo frecuentar. Hoy realmente no sé si es que no hay noticias con chicha para echarse a la boca o que todas me parecen insulsas o con poco fundamento, como para usarlas como ingrediente para algún post.

Visité, como no, la información bursátil y económica, no porque tenga inversiones o intereses en alguna empresa, sólo que como presento un programa sobre economía los martes y los viernes y los invitados son pesos pesados, es bueno conocer la actualidad para saber qué preguntarles.

El sector económico llega a ser sorprendente y se mueve por factores que se estudian en universidades e incluso se otorgan premios Nobel, pero que curiosamente nadie alcanza a entender muy bien.

Sólo un dato: estamos inmersos en una crisis económica galopante, no se compran casas, la demanda ha caído a niveles mínimos y las empresas del sector actúan de forma sorprendente: Prefieren arruinarse que bajar los precios de las viviendas. Algo curiosísimo.

Legiones de parados engrosan a diario las listas del paro y las oficinas de estabulación de parados no dan abasto. El Gobierno no sabe, no puede o no está capacitado para resolver el problema con acciones determinantes para atajar la hemorragia y el problema se sigue agravando.

Estamos ahora en un momento en el que todavía los que estaban trabajando y se han ido a la calle, disponen del colchón de la prestación por desempleo, pero no durará eternamente y cuando cientos de miles de personas se coman completamente el subsidio y sigan con los mismos gastos, la situación se tornará harto complicada.

Las oficinas de estabulación de parados están ya bien aleccionadas y ponen mil y una pegas para que aquellos que tienen derecho a una prestación la reciban inmediatamente.

El truco está en obligarte a pagar impuestos mientras trabajas para tirarte a la basura cuando no produces. Hay casos sangrantes que tiran por tierra todo el trompeteo demagógico de los políticos como el de la anciana de 101 años a la que se le ha aplazado una ayuda por dependencia.

Supongo que estarán esperando a que la ley de la vida, se encargue de solucionarles este problema y así ahorrarse la pasta.

Siempre he pensado que si los que elegimos democráticamente para que administren nuestros intereses no hacen otra cosa que mirar por ellos y sus familiares y amiguetes y cuando tenemos algún problema nos tratan a coces, sería más práctico dejar de pagar impuestos que, a fin de cuentas no nos van a servir para nada.

Sería interesante que un buen grupo de personas decidiera declararse apátridas o algo similar y se instalaran en bosques, selvas, páramos o en espacios lejos de la civilización y comenzaran una nueva vida sin politicastros que los malgobiernen para no soportar los gastos inútiles de una sociedad enferma. Quizás al principio estaría bien la aventura, pero como seres humanos, en un plazo más o menos corto, empezarían de nuevo a organizarse y crearían un espejo de la sociedad actual. Pero al menos los primeros años estaría bien, hasta que decidieran incorporar televisiones, supongo.

Hay una obra de Jack London que cuenta muy bien en un relato titulado La fuerza de los fuertes, algo similar, pero en la época de las cavernas. (en este enlace puedes leerlo completo)

La imagen de Jack London, supongo que mientras escribía el relato, la encontré en La Enciclopedia Británica.

5 comentarios: