Una mañana en el fútbol y en el circo

Con la seguridad de que no perderé el dedo, volvemos a darle a las teclas. Para los que escribimos con todos los dedos, el hecho de que uno de ellos nos falle, es una catástrofe. A veces he intentado escribir con una mano, mientras con la otra sujetaba una taza de café o un bocadillo y la experiencia es horrible.

Cuando por alguna razón no puedes escribir, lejos de convertirse en una pérdida de tiempo, es una excelente oportunidad para observar, meditar y, en estos casos, por fuerza mayor, no escribir ni una sola letra.

Ayer sábado estuve viendo el partido de mi hijo de fútbol 7. Benjamines, Torneo de las Escuelas Municipales de Las Palmas de Gran Canaria, Estadio de El Rincón y derby local: Alcaraván, equipo donde juega mi hijo, frente a Veteranos del Pilar. Y digo derby porque los dos equipos entrenan en las mismas instalaciones.

El partido comenzó de maravilla. hat trick de David Saavedra, mi hijo que puso el marcador con un 3-0. En la segunda parte el Alcaraván se relajó o se contagió de los fallos de los contrarios y el partido terminó con 4 - 4. No está mal. Lo importante es competir, pasarlo bien y divertirse.

Al final de cada partido los jugadores de cada equipo salen abrazados y cantan el riki raka que es algo así como una canción-arenga que cuenta las virtudes o hazañas de cada equipo. En uno de los partidos del otro campo y en el riki raka correspondiente de uno de los equipos se incluyó el ya sempiterno Chiqui Chiqui. 1, el brikindanse, 2, el crusaito. Curioso que el Chiqui Chiqui forme parte incluso del deporte. Pero la vida es así y supongo que tendremos Chiqui Chiqui hasta en la sopa, al menos hasta el final del verano.

Y ahora vamos a hablar de circo, pero no sale ningún político. Después del partido un paseíto antes de comer y en la Rambla de Mesa y López coincidí con un pasacalles de las estrellas del Gran Circo Mundial que están actuando en Las Palmas de Gran Canaria hasta el próximo 25 de Mayo.

Ahí en medio de la calle, el jefe de pista y presentador daba paso a los diferentes artistas que demostraban en unos 2 minutos sus números para ponerle los dientes largos al público y animarles a que asistieran a las representaciones.

Siempre me ha llamado la atención el circo. Tiene que ser muy sugerente conocer las historias de cada uno de los integrantes de la troupe. Intuí que entre la representación había personas muy interesantes. Concretamente una especie de payaso, el profesor Chernenko, que tocaba la trompeta de un modo excepcional y que en la web del circo, hace un número dirigiendo música.

También en la página de El Gran Circo Mundial descubrí que el director del circo también estaba en el pasacalles, la que supongo será su mujer. Ahí lei que un desgraciado accidente de circulación se llevó prematuramente al hijo de ambos que era domador, y al que le hacen un homenaje con un premio circense, el Oscar del circo, que han creado.

Un domador vestido con autuendos orientales mostró un cocodrilo ahí en medio de la calle. El cocodrilo no se comió a nadie a pesar de que todos los niños se apresuraban a tocarlo. Influyó mucho que el cocodrilo cabía en la palma de una mano y era sólo una cría.

El Chiqui Chiqui también quiso estar presente en el pasacalles y también tienen un número con el alter ego de Rodolfo Chiquilicuatre. Un payaso disfrazado de Rodolfo hizo las delicias de los niños. Supongo que para no incurrir en plagios y esas cosas al payaso rodolfiano lo llaman Chiquilicinco.

Me hubiera gustado poner alguna imagen de la web, pero las tienen en flash y es difícil. Te recomiendo que le eches un vistazo a las fotografías panorámicas de las instalaciones del circo.

La que aparece la encontré en El Pilar 2007.

No hay comentarios: