Crónicas marujientas

Levantarse a las 4 de la madrugada para ver el Gran Premio de Australia provoca efectos secundarios: si te vas a dormir, no puedes porque estás desvelado y si te quedas despierto, te pones a jugar a Civilization IV y cuando menos te lo esperas te atacan los aztecas a traición.

En Coalición Canaria llevaban un tiempo intentando conocer el censo real de marujas de ambos sexos en Canarias y se lo facilitaron el 9 de Marzo: 164.255 para ser exactos.

Un proyecto que no da más de sí y que empieza a encaminar al cementerio de los elefantes a los que llevan toda la vida engañando al pueblo, favoreciendo a sus familiares y amiguetes y calentando poltronas.

Conocer el número exacto de marujas tiene su importancia porque la incapacidad de muchos les hace depender única y exclusivamente de este colectivo social. La Televisión Canaria, por ejemplo, no existiría sin la fauna marujienta. Creo que los que perpetran los programas deberían entregarse cuanto antes en la comisaria más próxima, para no agravar sus delitos, pero me temo que esperarán a que el Tribunal de Derechos Humanos tome cartas en el asunto.

Pero, después de la votación del pasado fin de semana, llega el debate. El profundo, sesudo y enriquecedor debate: ¿Rodolfo Chikilicuatre es el mejor candidato para representarnos en Eurovisión? ¿Por qué han cambiado la letra y la música del Chiki, Chiki ? ¿Ha mejorado o ha empeorado?

España habló y el debate, la discusión y el intercambio de pareceres está siendo un ejemplo de civismo. Temas menores como el paro, la inflación, la imposibilidad de acceder a una vivienda, los salarios de risa y otros problemas sin importancia pueden esperar.

En el DRAE existe la palabra chiquilicuatre que es como lo estaba escribiendo, pero veo que en todas partes escriben chikilicuatre con k. Debe ser su nombre artístico.

Ah, por cierto. El Gran Premio de Australia lo ganó Hamilton que iba sobradísimo y en una carrera muy divertida en la que pasó de todo, Alonso llegó cuarto con un coche al que le tendrán que poner las pilas.

La imagen de Rodolfo y sus bailarinas la encontré en Xornal.

2 comentarios: