La casa de los horrores

Después de las elecciones y una vez conocidos los resultados que en forma de datos encontrábamos en todos los medios, el interés estaba en el análisis, la reflexión y el balance de cada formación. Por ello el lunes y el martes, encendí la tele por la mañana y me puse a buscar las declaraciones.

Mas o menos encontré lo que estaba buscando y uno, tras otro, contaron lo que les pareció sobre los datos. Unos maquillándolos, otros minimizando la pérdida de escaños y votos y otros maximizando lo conseguido. Lo típico entre políticos. Nada nuevo.

Pero en un momento de la mañana llegué a la casa de los horrores, la televisión canaria, y comprobé que tipo de drogas catódicas se mete el personal por estos lares.

Llegué sobre el mediodia o más tarde y había un tío presentando un "pograma" que estaba a la altura del adjetivo. El tiempo que estuve viendo el tipo de engendro que gomitaban salía un hombre de unos 30 años con 3 hijas a las que había abandonado la madre. Él tenía que encargarse de todo y tenía la casa hecha un cristo. Un verdadero desastre de pobreza, indigencia y miseria. Tenía la lavadora estropeada hacía cinco meses y todo en la vida de esta familia desestructurada al máximo funcionaba mal.

Al "pograma" no se le ocurre otra cosa que regalarle un carro de supermercado lleno de alimentos y una lavadora. El siguiente caso que ya anunciaban parece ser que trataba de una señora que tenía algún problema médico y le iban a regalar una operación.

La pregunta que me hago es si la televisión canaria se está encargando ya de los asuntos sociales de las islas y de realizar las operaciones en el archipiélago. De nos ser así, sería lógico que el primer señor se fuera a que le resolvieran el caso en el departamento correspondiente y que la señora fuera a un hospital. Si no es así y ni uno ni otra obtienen respuestas positivas, quizás sería necesario usar los fondos que tiran en estos "pogramas" y destinarlos a programas de atención social o sanitaria. Pero, quién sabe, en las repúblicas bananeras ocurren cosas muy curiosas.

Quizás el presentador tendría que haberles explicado que el Gobierno de Canarias no puede ayudarles porque tiene que pagarle a él y a otros como él para que hagan estos "pogramas"

La imagen corresponde a un artículo que escribí hace algún tiempo sobre el curioso mundo de los títulos.

2 comentarios:

Carmelo dijo...

Como te pasas con los pobres de la tele canaria, pero lo triste es que tienes razón.

Fran J. Saavedra dijo...

Es lo que hay Carmelo que la crítica nos la ponen en bandeja. Son como son.

Un abrazo