Con tetas si hay paraíso.

Tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas.

No suelo escribir los fines de semana. Los visitantes y lectores bajan a niveles paupérrimos y en nuestro país, la gente prefiere dedicarse a otras actividades. Si a esto le sumamos que por estos lares la parroquia suele conectarse desde el trabajo, la conclusión es la más lógica. Ya decían en El Jueves que si en algún momento se quiere organizar una revolución en España a través de la Red, tendrá que ser en día laborable si se quiere que la iniciativa tenga algo de éxito.

Me he ceñido al pie de la letra a los manuales de periodismo en los que se recomienda que lo importante, lo verdaderamente importante de un texto, esté incluido en el primer párrafo.

La historia que nos ha movido a escribir estas líneas comienza un día en el que un ayuntamiento vota una moción para solicitar la retirada de un programa en una cadena nacional llamado "Sin tetas no hay paraíso"

El grado al que estamos llegando de ofuscación metal, estupidez, descerebración con la insana corriente de lo políticamente correcto, está creando seres políticamente descerebrados que a todo le buscan los tres pies al gato.

La mayor generadora de basura en España le ha contestado a ese ayuntamiento y le han puesto las cosas claras. Con tetas si hay paraíso, sería el resumen.

Puestos a solicitar retiradas, podrian pedir la retirada de toda la programación televisiva, o ir más lejos e incluso pedir la prohibición de la televisión.

En mi casa, tengo televisión, pero no la enciendo nunca. Supongo que sigue estando allí porque todavía no he decidido si tirarla por la ventana, romperla a hachazos o usar directamente un lanzallamas.

Pero lo que verdaderamente me preocupa es que recibo algunas visitas y en momentos de locura personal transitoria, la encienden. ¿Qué va a ser lo próximo? Coger un libro de la estanteria y ponerse a leerlo. ¿A dónde vamos a llegar?

Con tetas claro que hay paraíso. Un gran paraíso para los amantes de lo superficial, de las chorradas, de lo que no merece la pena, de las naderías. De los que sólo ven problemas donde no los hay, pero no se ocupan de los problemas que sí hay que resolver.

Polémica absurda, petición de retirada absurda de un programa absurdo de telebasura abyecta. Creo que no merece la pena perder más tiempo con estas tonterias. Termino aquí para ir a gomitar.

Quizás habría que plantearse también la retirada del consistorio de Las Palmas de Gran Canaria: Sus actitudes estúpidas en pos de la retirada de espacios televisivos, atenta gravemente contra la integridad de las personas inteligentes.

Suerte que tengo ya una categoría de tetas. Habrá que ir pensando en crear otra de gilipolleces.

J.R. Mora escribió en Junio del pasado año algo sobre este engendro de programa y lo ilustró con su correspondiente viñeta. Genial como siempre.

La imagen de las tetas la encontré en E grupos.

7 comentarios: