Bobby Fisher: el hombre ajedrezado

Si eres uno-a de los pocos-as que no te has enterado, te cuento la noticia: Ha muerto Bobby Fisher. ¿Y quién era Bobby Fisher?, quizás te preguntes. La respuesta más corta y sencilla que se me ocurre es que era un genio del ajedrez.

Un niño que creció en una familia desestructurada, como dicen ahora, y que dedicó a redimir todos sus problemas, traumas y miedos desde pequeñito con el ajedrez. Y lo consiguió.

Llegó a ser campeón del mundo siendo norteamericano, algo bastante inusual porque los rusos no daban tregua en el campeonato desde tiempos inmemoriales.

De hecho el ajedrez era asignatura obligatoria en la Unión Soviética y lógicamente se comían todo el pescado en los campeonatos. Es como si un país decide hacer del tenis una asignatura obligatoria, saldrían cracks para parar un tren.

Pero, algo que quería contarte es que todos los recuerdos que tengo de Bobby Fisher se focalizan en una película sobre ajedrez que no recuerdo como se llamaba y que estaba inspirada en su azarosa vida a caballo entre la demencia y la cordura.

Aunque en ningún momento se menciona a Bobby Fisher, se hace una semblanza bastante acertada de una persona obsesionada por el mundo de los 64 escaques.

En esta película de la década de los setenta u ochenta, que tampoco recuerdo exactamente, se dibujaba la vida de un excelente campeón de ajedrez, cuya vida trancurría sólo y únicamente en el juego.

Actualización: Gracias a un amable anónimo en los comentarios hemos podido salir de dudas sobre la película de la que hablo. La pelicula en ingles se llama "Searching for Bobby Fischer" en inglaterra y la traccion a latinoamerica fue Innocent Moves (movimientos inocentes)

Su casa estaba adornada con cientos de objetos cotidianos como cojines, sofás, sillas, paredes, etc, todo en forma de tablero con sus correspondientes partidas que jugaba en sus ratos libres cuando no estaba compitiendo.

En el filme, se obsesiona con que su entrenados trabaja para los contrarios, piensa en su paranoia que su mujer se enrolla con su adversario y su vida se convierte en una pesadilla. Gana el campeonato del mundo, pero lo tienen que ingresar en un psiquiátrico y aquí llega lo que más me impresionó de esta película:

Su mujer va a visitarlo al nosocomio y él le pide que le escriba una carta. Ella accede y empieza a dictársela:

"Quiero jugar una partida de ajedrez con usted. Le doy un peón de ventaja".

La mujer le pregunta: ¿Ya está? Él le responde que sí y ella le vuelve a preguntar: ¿y a quién se la envío?

El jugador loco le contesta: A Dios.

Fundido a negro y entran créditos.

En Microsiervos he encontrado un buen artículo con un montón de enlaces a Bobby Fisher.

En la imagen, una de las fotos de Bobby Fisher en su última época. Como observarás se ahorraba una pasta en peluquería y maquinillas de afeitar. La encontré en Mclink.

3 comentarios: