Parábolas Tabernarias: Gerardo Matahombres


El famoso bailarín Gerardo Matahombres circulaba a 230 por hora por las calles de su ciudad a bordo de su flamante deportivo XXM32 Full Extras Jandermor 1.8 de 350.000 euros. No tenía carnet de conducir, pero estaba tranquilo. Sabía que si ocurría algo inesperado, los jueces estarían allí como siempre para resolverle la papeleta. No iba borracho, pero estaba muy tranquilo. Aquella misma mañana le había pagado al juez lo acordado.

El creador, suponiendo que exista, le había dotado de una magia especial en sus pies, pero fue una pena que esa magia no le llegara al cerebro. Cosas de la creación, supongo.

Un coche así de caro y así de guay tenía que probarlo su hermano menor de edad que, aunque tampoco tenía carnet, era un tío que se enrollaba bien en la Play Station con el programa de moda el Formula 1 Cretining 2005. Tenía que dejarle dar una vuelta. Era su deber como hermano mayor...

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. ¿O no?

No hay comentarios: