Louis Ferdinand Céline, un mar de sensaciones




Lo descubrí hace unos diez años. Suelo seguir en literatura el mismo sistema que sigo con la música: Miro los créditos de un disco y unos músicos me van llevando a otros y así sucesivamente voy descubriendo nuevas maravillas. Con Céline seguí el rastro que fue dejando en sus novelas y creaciones Bukowski. Lo admiraba tanto que en su última novela, Pulp, lo incluye en la trama.

Puedes encontrar miles de biografías de este médico y escritor francés atípico y con ideas extravagantes sobre casi todo. Yo te recomiendo para abrir boca la que aparece en El poder de la palabra, donde también puedes ver unas cuantas fotos en varias épocas de su vida y de donde he sacado la que ilustra estas líneas.

Lo único que cabe reprocharle es su colaboracionismo con los nazis durante la ocupación de Francia en la segunda guerra mundial y su antisemitismo, pero después de exiliarse en varios paises tras la guerra, fue perdonado y volvió a su país.

Sobre el escritor en sí, es un portento. Recuerdo que mientras leía "Viaje al fin de la noche" me asaltaban sensaciones extrañas al comprobar que estaba ante un fuera de serie. Un par de frases que me marcaron de esta novela las recuerdo constantemente:

"La justicia es el mayor parque de atracciones que existe del dolor"

"Los vivos que extraviamos en las criptas del tiempo duermen tan bien con los muertos que una misma sombra los cobija ya"

Otras de sus novelas, quizás porque las lei en una época inadecuada o porque no estaba preparado para ellas, no me llenaron tanto, pero reconozco su valía y prometo hacer una relectura algún día no muy lejano.

Si no lo conoces, te invito a que le eches una ojeada a sus obras. Si no te gustan, te devolvemos el dinero.

No hay comentarios: