El Estado Islámico provoca otra masacre en Paris

Con la calma y el sosiego necesarios que te ofrece la perspectiva del tiempo me dispongo a escribir estas líneas sobre lo acontecido este viernes en Paris, donde fundamentalistas islámicos del Daesh, ISIS, Estado Islámico, han acabado con la vida de 129 personas, han dejado más de 90 en estado crítico, con lo que la cifra de fallecidos podría incrementarse y más de 200 heridos.

Casi podría copiar párrafo por párrafo lo que ya comenté a comienzos de año cuando acontecieron los ataques a la redacción parisina de Charlie Hebdo, aunque como ya llevo casi dos años ocupándome de informar sobre el conflicto de Oriente Medio, con el ISIS, Siria, Irak, kurdos, etc, creo que puedo aportar algún dato más.

Lo que más me ha llamado la atención de estos atentados ha sido la perfecta coordinación entre varios grupos que han atacado simultáneamente distintos objetivos sumiendo en el caos a la capital francesa. Ya no se trata de lobos solitarios, sino que estaríamos hablando de una organización, un plan y una logística y entrenamiento previo que eleva el nivel de sofisticación de los terroristas en Europa.

No he parado de leer estos días el clásico debate que bajo mi punto de vista no lleva a ningún lado sobre el islam si o islam no. En el caso que nos ocupa nos enfrentamos a los seguidores de la corriente islámica más radical, el wahabismo y/o salafismo que son los seguidos en las monarquías feudales del Golfo Pérsico y que siguen al pie de la letra el ISIS, Al Nusra, Al Qaeda y grupos afines por todo el mundo, de modo que no entraré en detalles en este aspecto porque en el conflicto que nos ocupa en Siria e Irak están luchando contra los terroristas musulmanes que no profesan estas corriente o, en algunos casos, que bordean el laicismo.

Desde hace ya algunos años nos enfrentamos a una guerra abierta entre la civilización, la democracia y el progreso contra el oscurantismo, el retroceso, la barbarie y la sinrazón de unos fundamentalistas que pretenden por la fuerza obligar a todo el mundo civilizado a comulgar con sus ideas retrógradas.

Quizás lo más conveniente sería ir a las fuentes de financiación de los terroristas que antes de ocupar extensos territorios les llegaba desde el Golfo Pérsico sobre todo y de las dictaduras feudales que controlan la mayoría de esos regímenes. Ahora con sus rapiñas, el control del petróleo, etc, obtienen fuentes de financiación adicionales, pero en su génesis, el dinero tuvo que salir de algún lado y hay que mirar hacia la península Arábiga para encontrar la respuesta.

Sería interesante reflexionar si nos interesa como ciudadanos que nuestros gobiernos hagan negocios con este tipo de gentuza que financia a los terroristas y esparce su ideología del odio por medio mundo a través de los imanes salvajes que regentan buena parte de las mezquitas de nuestro entorno.

Cierto es que en medio de todo ello están las potencias occidentales y los países árabes que intentan controlar Siria e Irak por su importancia geoestratégica de paso de oleoductos y salida al mediterráneo y al mismo tiempo la división religiosa entre los musulmanes chiitas y sunnitas, pone la guinda a un conflicto con un buen número de aristas, enfoques y ramificaciones que no hacen nada sencilla su resolución.

Ha trascendido en las últimas horas que tres de los terroristas disponían de pasaportes sirios y que habían sido registrados como refugiados: dos a través de Grecia y el tercero a su paso por Serbia, lo que alimenta todavía más los temores de que entre los refugiados se iban a colar fundamentalistas.

Ya comenté durante la crisis de este verano que había que actuar con firmeza ofreciendo asilo a aquellos que realmente huían de las guerras, registrarlos correctamente y ofrecerles todo el amparo posible, pero que de igual modo se debería actuar contra los inmigrantes económicos, terroristas y delincuentes que se estaban metiendo en Europa aprovechando la crisis de refugiados. Era básicamente utilizar el sentido común, la lógica y la cordura para evitar que cientos de miles de seres humanos deambularan por media Europa sin saber quienes son y sin tener una asistencia adecuada.

Tanto en España como en Francia se nos dice que la Policía tiene controlados a miles de yihadistas que están libres. No me explico como pueden dedicar tantos efectivos para mantenerlos siempre bajo control. Lo lógico sería encarcelarlos, extraditarlos o en cualquier caso, evitar que estas alimañas convivan entre nosotros. En el caso de Paris, otro de los terroristas, en este caso con nacionalidad francesa, había sido detenido en varias ocasiones y, según la Policía gala, estaba controlado, hasta que se les descontroló e hizo lo que todos ya sabemos.

Otra de las situaciones que no me cuadran es como manteniendo Rusia USA, Francia, Gran Bretaña y
otros aliados, continuos bombardeos sobre los terroristas, no puedan acabar con ellos, ahora además con tropas sirias, kurdas, cristianas, asirias, siriacas, etc, sobre el terreno.

La respuesta a esta pregunta sería que quizás no se quiera realmente acabar con los terroristas y lo que se pretenda es mantener un conflicto larvado sin fin que a la postre, tampoco es que beneficie mucho a ninguno de los actores, al margen de los propios fundamentalistas.

Creo que se debe tomar una decisión de una vez por todas y ponerse todos a una a acabar con estas alimañas en Oriente Medio y donde tengan presencia, porque, tal y como van sucediéndose los acontecimientos, vamos a cargarnos el Acuerdo de Schengen, buena parte de nuestras libertades y mucho de la seguridad de la que hemos disfrutado estos años en Europa.

En cualquier caso las soluciones no son fáciles porque nos enfrentamos a un problema muy complejo. Cada día que pasa soy más escéptico con la Unión Europea y su funcionamiento, pero todavía creo que aún estamos a tiempo para que no se rompa en mil pedazos. La decisión es nuestra para tomar un camino u otro y los políticos que deben tomar esas decisiones fundamentales para todos deberán elegir si están con el ciudadano o en contra.

Es recomendable de igual modo evitar las injerencias en países y regímenes de la zona para desestabilizarlos, crear todavía más caos con el pretexto de defender a sus ciudadanos, mientras se mira para otro lado, se apoya, se negocia y se mantienen alianzas con otras dictaduras que mantienen unas leyes y normas donde los Derechos Humanos brillan por su ausencia.

Yo, desde luego no quiero vivir en una Europa que se convierta en un Estado Policial, pero tampoco me gusta la idea de que en cualquier momento y lugar por el mero hecho de ser ciudadano europeo, unos desalmados puedan acabar con mi vida por la inacción de unos, la permisividad de otros o la desidia y la apatía del resto.

Todas las actualizaciones puedes seguirlas en este mismo blog en la etiqueta Kurdistán y en el canal de vídeos de Radio Esperantia con mapas interactivos.

Aprovecho también para adelantarte un par de aperitivos del programa Geopolítica en Radio Esperantia del próximo miércoles con el coronel Pedro Baños en el que actualizamos los frentes de guerra en Oriente Medio:

En Siria, el ejército de Assad ha conseguido hacerse con un terreno estratégico en Aleppo y controlar las líneas de suministros a través de la M5, al este los kurdos y sus aliados agrupados en las SDF están culminando la ofensiva al sur de Hasakah, ya han tomado Al Hawl y están a punto de enlazar con los kurdos iraquíes que avanzan por el sur del monte Sinjar. Al norte de Damasco, Ramadi, puede ser la próxima pieza a batir para lo que ya se están movilizando unidades para la ofensiva.

Las imágenes las encontré en Google.