El Gobierno aprueba finalmente el impuesto al sol

Hoy ha sido el día elegido por el Gobierno para aprobar en el Consejo de Ministros el nuevo decreto que penalizará el autoconsumo eléctrico, las energías renovables y el progreso energético en nuestro país.

Bien es cierto que este decreto hoy aprobado durará lo que tarde en llegar un nuevo Gobierno a la Moncloa o a que Bruselas lo tumbe por atentatorio contra varios pilares básicos de la UE.

Como los Gobiernos españoles son cortoplacistas y nunca buscan el bien común, han decretado a favor de las multinacionales eléctricas para mantenerlas un tiempo más dentro del régimen feudal energético español. al margen de pagar el derecho de pernada a esas empresas para sentarse tras su paso por el Gobierno en los Consejos de Administración en los que terminan aterrizando la mayoría de presidentes y ministros, una vez nos los hemos quitado de encima a través de las urnas por su ineficacia, su odio al ciudadano y su desidia ante el progreso del país.

Suena surrealista que cuando todo el resto del mundo está apostando por favorecer el uso de las energías renovables que ya son más presente que futuro, nuestro Gobierno se obstine en defender justo lo contrario y ponerle trabas, cuantas más mejor a la generación de energía límpia, moderna, barata y generadora de puestos de trabajo.

Luego, tras las elecciones se preguntarán por qué los ciudadanos deciden votar otras opciones. La respuesta es clara: si sólo legislan a favor de los grandes banqueros, empresarios energéticos y de comunicación, es lógico que sólo les voten ellos que para eso no dejan de favorecerlos continuamente. ¿Para qué les va a votar un ciudadano común al que no hacen más que machacarlo a impuestos, subirle la energía, las comunicaciones o cualquier otra cosa que se les ocurra?

En este país reconozco que hay mucho masoquista y todavía más desinformados, pero el masoquismo y la desinformación tienen sus límites y quizás las urnas les den alguna sorpresa el día menos pensado.

La imagen la encontré en El Periódico de la energía.