Una de series: House of cards, una excelente creación de Netflix con la que inicia su producción propia

Me quedan un par de capítulos para terminar la primera temporada de una serie que tenía pendiente y que me ha encantado. 

Se trata de House of Cards, una producción de la plataforma Netflix protagonizada por el actor norteamericano Kevin Spacey que encarna a un congresista que se vale de todo tipo de tretas y trucos para sacar adelante sus proyectos y que consigue manejar las situaciones de modo que en la mayoría de las ocasiones se sale con la suya.

Aunque Kevin Spacey, congresista Francis Underwood en la serie, es el personaje principal, lo acomapañan en el reparto un nutrido grupo de actores que no le quedan a la zaga. El guión está muy bien construído, todos los roles son muy creíbles y las tramas secundarias no sólo enriquecen el argumento principal, sino que le dan una serie de giros muy interesantes, sin caer en la pesadez o la inclusión de espacios de relleno, tan típicas en algunas series.

No te voy a contar mucho más porque creo que merece la pena verla desde el principio y no perderse detalle. Además hoy mismo me he enterado de la buena noticia de que habrá tercera temporada de House of Cards. La segunda comienza a emitirse en Estados Unidos el 14 de Febrero de este mismo año.

La serie ha obtenido ya multitud de galardones y muchos de sus actores se han llevado los merecidos reconocimientos, un aliciente más para no perdérsela.

Como es una serie muy buena, no tengo ni idea de si en España se emite. Pero no obstante usando el buscador mágico seguro que encuentras algún sitio para verla online.

Es curioso comprobar como un tipo de industria que tiene salida en la mayoría de países normales, en nuestro país siga sin arrancar. Quizás echándole un vistazo a lo que padecemos actualmente en nuestra televisión, donde un montón de estiércol en medio del campo es una obra de arte si lo comparamos con las programaciones con las que nos castigan, salvo rarísimas excepciones. 

Sobre los argumentos mejor no hablar. Da la impresión de que a los guionistas realmente buenos, los destierran cuanto antes o los tienen encerrados para que no osen escribir algo medianamente potable. Quitando alguna excepción por ahí suelta, las series en nuestro país dejan bastante que desear.

Para no extenderme mucho más sobre este punto, te invito a que le eches un vistazo a lo que escribí sobre este particular hace un tiempo.

Lo dicho. No te pierdas esta gran serie. House of Cards y si próximamente te encuentras con la noticia de que Netflix por fin tiene presencia en España y se pueden contratar sus servicios, no lo dudes ni un sólo instante.

La imagen la encontré en Genbeta, donde también comentan en su artículo de la inversión de 6.200 millones de dólares en producción propia a la par que tienen intención de empezar su desembarco en Europa.

No hay comentarios: