Canarias también parece que se apunta al genocidio sanitario. Ya no hay dinero para medicamentos

El genocidio sanitario que estrenó el Gobierno de Canarias hace unos años dejando morir por negligencia, dejadez a un ciudadano y que ha continuado con enorme éxito el Gobierno de Cataluña con los miserables de CiU, otros chantajistas al resto del país que tal bailan, da la impresión que va a tener su continuación en un nuevo capítulo al que se enfrentan los farmaceúticos que no reciben el pago por los medicamentos y que tiene que satisfacer el Gobierno de Canarias.



La analfabeta funcional que padecemos de ministra de Sanidad, Leire Pajín, también da ejemplo con sus sueldos.

Despilfarran el dinero en delegaciones en el extranjero, televisiones y policías inservibles e inútiles que sólo son nidos de corrupción donde poder hacer negocios y llevarse todavía más dinero del presupuesto de todos, pero luego alegan que no tienen dinero para lo básico. ¿Cómo se puede definir esta actitud? Dejo a tu imaginación la respuesta.

Estamos avanzando tan deprisa, o retrocediendo según se mire, que los genocidios clásicos ya no se llevan, ahora se estila otro tipo de genocidios. Como siempre las gentes sencillas somos las que pagamos el pato.

Quizás te parezca algo fuerte llamar genocidio sanitario a lo que están haciendo, pero no se me ocurre algo mejor para definir el querer acabar con toda una clase social privándoles de uno de los pilares básicos, la salud.

Un genocidio según la Real Academia de la Lengua es Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad. En el caso que nos ocupa puede ajustarse perfectamente a la definición porque se pretende exterminar a toda una clase social con los sangrantes recortes a la Sanidad que pagamos todos y a la que todos tenemos derecho.

La secta de los que manejan el cotarro, sus parásitos, pesebreros y palmeros se propone exterminar al resto que no pertenecemos a ella.

Yo no sé qué pensarás tú, pero si en algún momento cualquiera de mis familiares o yo mismo tengo necesidad de un medicamento y por la corrupción y despilfarro de una secta infame, no puedo acceder a el, te garantizo que por las buenas o por las malas y caiga quien caiga lo obtendré.

No me sirve la excusa de no hay dinero. Si te presentaste a las elecciones era para resolver nuestros problemas, no para matarnos. Si no sabes, no puedes o tu cerebro no está preparado para tal menester, vete a tu puta casa y déjanos en paz. Seas quién seas, que me importa un bledo y paso de buscarlo.

La imagen la encontré en Infociudadano y pertenece a un montaje de un extracto del famoso Guernica de Picasso.

4 comentarios: