Un mundo sin fin. Y tampoco sin principios

Habrás comprobado que estamos iniciando el periodo letárgico del blog de cada verano. El ritmo de actualización no será el habitual, pero no por ello dejaremos de acercarnos a esta ventanita para comentar y opinar sobre algunas cosas.

Esta entrada es para contar algo sobre algunos temas que han ido surgiendo en los últimos días y que no me ha dado tiempo a comentar, por lo que será algo así como un mix de todo un poco.

No quiero escribir mucho sobre esa banda de miserables y desalmados que se dedica a poner bombas y matar gente indiscriminadamente porque creo que no se les debe dar ninguna publicidad porque de ella se valen para conseguir el eco que esperan de sus crímenes. Se trata de una mafia de asesinos y no hay mucho más que decir sobre estas alimañas.

Hablando de alimañas, otra de distinto pelaje y condición, el vomitivo que llaman Mohamed VI ha celebrado estos días que lleva ya 10 años matando y robando a su pueblo y a los saharauis. Sorprendentemente gentuza de todo tipo se acercó a los festejos que este tipejo organizó para tan execrable celebración.

Me pregunto en qué consistirían los festejos. ¿Les enseñaría a sus invitados las cámaras de tortura? ¿Les mostraría las fosas y tumbas de todos los asesinados por el régimen? Les mostraría todo el dinero que ha conseguido robar a su pueblo?

Me indigna que en pleno siglo XXI y a las puertas de Europa se siga permitiendo que un individuo mantenga un régimen feudal atormentando a todo un pueblo y que sea aplaudido por representantes de países que, en teoría, propugnan todo lo contrario. Vivir para ver.

Me he quedado de piedra también estos días al leer que a una ciudadana española enferma en Estambul (Turquía) el consulado le ha negado todo tipo de ayuda alegando que no tienen que hacer nada de eso. ¿De qué se ocupa entonces un consulado? ¿Del saneamiento de la ciudad?

Los consulados se mantienen con el dinero del impuesto de todos los ciudadanos españoles y deben ayudarles cuando se encuentren en dificultades, como suelen hacer los consulados de otros países avanzados. El consulado de Estambul parece que funciona por libre y no tiene porque cumplir estas normas. De asco.

A las compañías petroleras que operan en España las han pillado estafando y robando a sus clientes pactando precios y pasándose por el forro eso que se llama competencia. El Tribunal encargado por velar que estas prácticas no ocurran les ha puesto una multita, que piensan recurrir, y seguirán estafando y robando a los ciudadanos porque les es más rentable que crear un mercado donde prime la oferta y la demanda y la competitividad. Esto es España, amigos.

Este caso me recuerda a lo que le ocurrió a otro gran estafador español, Javier de La Rosa, que estafó y se hizo con 100.000 millones y para que sirviera de escarmiento, la justicia le puso una multa de 10.000 millones. (Estoy hablando de pesetas)


El montón de asesores que tiene el presidente del Gobierno está sirviendo para algo. El sueldo que les pagamos no lo estamos tirando a la basura, como cabría esperar, dado que han llegado a la feliz conclusión de que una familia compuesta por un matrimonio y 2 hijos, cuyo cabeza de familia se ha quedado en el paro y deja de percibir su prestación, puede vivir perfectamente con 420 euros durante 6 meses. El milagro de los panes y los peces, al estilo ZP.

El otro partido de la secta, el PP, empieza a soltar lastre al ver como el empuje de los indicios en los casos de corrupción del caso Gurtel, amenazaba con tambalear a sus líderes. Esta semana ha dimitido ya el tesorero y va a declarar como imputado. Ya era hora.

A ver si pronto conocemos más detalles y el caso no se queda en agua de borrajas, como suele ocurrir.

Sorprende que cuando hay políticos por medio acusados de hechos reprobables, a menudo relacionados con la estafa, el robo y la corrupción, la justicia vaya tan lenta, pero hay que tener en cuenta que, según el sistema, los que tienen que juzgarlos, son los mismos que han elegido los acusados para que ocupen esos puestos. Algo muy curioso. Supongo que por ello, algunas sentencias son tan chocantes, tan alucinantes y tan absolutamente desconcertantes.

El Rey de España quiere engañar a unos cuantos idiotas más y se ha sacado de la manga una petición al gobierno para que le congele el presupuesto de la Casa Real. Los gilipollas y cortos de entendederas pensarán que el rey es "mu güeno" y "mu campechano" por no subirse el sueldo, pero en la realidad, si tuviera que aplicársele el IPC, en lógica tendrían que reducirle el presupuesto, un dinero que tampoco es que sirva de mucho, dado que una monarquía en pleno siglo XXI, me parece una institución bastante anacrónica, pero es lo que hay y habrá que apechugar con ello hasta que se nos permita votar sobre este asunto.

La Bolsa sigue subiendo y recuerdo hace unos seis meses cuando me preguntaban sobre qué hacer con las inversiones bursátiles. En aquellos momentos el parqué estaba bajo mínimos y apenas llegaba a los 7000 puntos.

No es que sea un experto en Bolsa, pero como me encargo de moderar el podcast Mercado de Capitales, programa que realizamos con los amigos de Financial Red, me consideraban una persona idónea para consultarme.

Mi impresión de lego en la materia, me indicaba que eran momentos que pasarían y a varios recuerdo que les dije que el IBEX volvería en un medio plazo a los 10.000 puntos. Ayer cerró en los 10.855, muy cerca ya de los 11.000.

Acabo de terminar Los Pilares de la tierra de Ken Follet y ya escribiré una entrada para desarrollar lo que me ha parecido, pero para que te hagas una idea, ya llevo 156 páginas de la segunda parte, Un mundo sin fin. Me está gustando mucho.

En la imagen el yate de una de las familias agraciadas con los 420 euros mensuales de ZP. La familia no pudo posar porque estaba jugando al golf. Le encontré en Barcos Barcelona.

1 comentario: