F1: G.P. de Bélgica 2009

Spa-Francorchamps, es el nombre que recordará durante tiempo, sin duda, el Finlandés de Ferrari Kimi Raikkonen al subir a lo más alto del podio después de 26 grandes premios de sequía.

No sólo él, sino todo el equipo del Cavallino, ya que es el mejor camino de olvidar los pésimos resultados del inicio de temporada, y más ahora que los rumores hablan de boda con una importante Entidad Financiera y un afamado piloto asturiano… ustedes dirán. La carne está en el asador.

Pero, estará usted de acuerdo conmigo en que lo más asombroso del dia de hoy no es la victoria de Kimi, sino que lo ha hecho por sólo un segundo de diferencia del Force India de Giancarlo Fisichella… ¡pasen y vean!. El italiano ha mostrado sus mejores cartas y más cuando medio mundo lo señala como sucesor de Felipe Massa (suponemos que el Brasileño tendrá algo que decir). Una conducción depurada y un vehículo endiabladamente rápido lo ha llevado al segundo puesto apretando las tuercas del vencedor. Toc Toc!! ¿alguien ha visto a Ross Brawn?. Buen resultado para la escudería hindú que puntúa por primera vez en la categoría reina del motor.

Tengo que hablar forzosamente de Sebastian Vettel, hoy se lo ha trabajado el muchacho. Repito, el Red Bull tira que da miedo y prueba de ello es el tercer puesto en el cajón saliendo desde la octava plaza. Permítanme que siga en mis trece y no le ceda las medallas que todo el mundo le cuelga en la solapa: la estrategia ha sido acertada y la configuración del bólido a la medida de 7kms de trazado belga con curvas de alta velocidad. Buen trabajo en el box de Red Bull, no sólo en el cockpit del RB5 del alemán. Novena posición para la discreta actuación de su compañero en las filas de la bebida energética, Mark Webber, hoy sin signos de admiración por mi parte.

BMW sigue sin mostrar signos de debilidad y aunque sus resultados no son punteros, bien merecen el premio a la superación. Cuarto y Quinto puesto para Kubica y Heidfeld respectivamente. Una pena ahora que la decisión de abandonar la F1 es firme por parte de la marca alemana.

Kovalainen siempre ha sido el icono, en la sombra, que nos ha hecho pensar que no todo está podrido en la casa de Woken. Sin fisura en un elegante paseo por los campos belgas y sin el completo apoyo del equipo volcado en el pellizca-cristales inglés, ha colocado un McLaren en zona de puntos ya que el colega Jamiltongo, fuera de combate desde el inicio al tocarse en una justa batalla con el novato español de Toro Rosso, Jaime Alguersuari en la primera vuelta (hace justamente unas semanas ya pronosticaba éste duelo: ¿visionario o realista? Piensen ustedes lo que quieran, sigo sin ver al “moreno” con las aptitudes necesarias de un Campeón del Mundo). Ambos a ver la carrera desde el box, junto a Jenson Button que ve como se le escapa el mundial como arena entre los dedos.

¿Qué está pasando en Brawn que el “malo” es ahora bueno y el “héroe” es ahora villano? Que la experiencia es un grado y todos sabíamos que el lanzamiento meteórico del equipo de Ross tenía que agrietarse por algún lado. Ya hemos visto como el resto de escuderías se adaptaban al reglamento “des-irregularizado” (permítanme “el palabro”) y como la valía del piloto superaba difusores de dudosa eficacia… cada cual en su justo lugar.

Volviendo a Jenson Button, el británico sigue líder del Mundial, aunque son sólo 16 puntos de ventaja sobre su compañero Rubens Barrichello y 19 sobre Vettel con 50 todavía en juego. El campeonato está muy abierto, y menos mal que Mark Webber se ha visto desplazado de la zona de puntos por una penalización de drive-through más estricta de lo habitual tras protagonizar una lucha con Nick Heidfeld en el mismo pitlane, una acción generalmente no penalizada por los comisarios.

Otro que sale “alegre” es Fernando con sus ruedas. El R29 sufría un pequeño roce (el golpe avisa, caballero) con Adrián Sutil cuando mejor iba colocado. Desde el decimo tercer lugar de la clasificación, recuperando hasta la quinta plaza provisional en un circuito donde Renault parecía aun más lento, si cabe y… una vez más sin poder terminar la carrera por un problema en sus ruedas que el equipo no ha sido capaz de solventar (me hubiera sorprendido en caso contrario). Cinco carreras para el final de la temporada y sigo viendo la soga en el cuello de los “tapacubistas” de Renault. Si usted sabe cambiar un neumático, usted puede ser parte de Renault, envíe su currículum urgentemente.

Lejos del Gran Premio de hoy, que ha terminado con un Luca Badoer cerrando la clasificación y el colectivo de patrocinadores de Ferrari haciéndose el harakiri con un mondadientes, sale a la luz las impresiones de destacados personajes del motor afirmando que el Santander dará cobertura económica al equipo italiano siempre y cuando Alonso se siente en uno de los dos monoplazas. Seguramente el del finlandés Raikkonen, al que se le casa con Renault. ¿Qué piensan ustedes?. Concretamente, lo llaman “El mejor equipo, con el mejor banco, con el mejor piloto”…

Quedan cinco carreras. La próxima en Monza, mítica sin duda donde reviviremos la famosa lucha del asturiano en un Renault, que sí parecía un F1 y no un cacharro de tiovivo, contra el heptacampeón del mundo Michael “el lumbreras” Schumaker. Cinco Grandes premios donde los misiles fosforitos tendrán que volver a brillar si no quieren resbalar en la extraña temporada que los ha hecho famosos. No es como empieza sino como acaba y, caballeros, esto no ha terminado aun.


Jorge Arias

5 comentarios: