F1: G. P. de Europa, Valencia

Vuelta a la carga tras la pausa estival en el emocionante trazado urbano del Gran Premio de Europa, disputado en las calles de Valencia con una temperatura de 33º y la afición entregada por completo al espectáculo del deporte astro del motor.

Durante estas semanas de parón, he escuchado verdaderas burradas, como las que un despechado Nelsinho Piquet dejaba en varios rotativos hablando de la ignorancia de Briatore… y es que siempre habla el que más tiene que callar.

Puede que Flavio confundiera algunos conceptos (ni es piloto, ni es ingeniero… pero un tio de negocios como la copa de un pino, de hecho ese es su cargo), pero qué decir de un piloto que no sabe la diferencia entre un amortiguador y una máquina sacapuntas. Claro que el coche de Alonso es diferente, lo configura él mismo, por tanto siempre estará más acondicionado a la pista que pertoque. No como Piquet que no sabía trascribir a sus ingenieros las sensaciones de las pruebas y éstos tenían que fiarse de las telemetrías… es de cajón. A la puta calle y sin finiquito, deshonra absoluta al apellido Piquet, mi pésame a Nelson Piquet padre.

Otro de los atentados a la inteligencia del aficionado es intentar hacernos creer que Michael Schumaker está preparado para volver a pilotar un F1. El Kaiser era una eminencia en pista pero sigue siendo un irresponsable fuera de ella y no ha estado preparado para correr por una de sus estupideces… creerse el mejor motero del mundo y darse una nata por su poco estilo pilotando super bikes. (No voy a recordar lo de poner a su familia en peligro y perder varios puntos del carné de conducir por lucirse con un turismo en la autopista). Lo sentimos Michael, las viejas glorias deben quedar en el recuerdo y no en la habitación 244 de cualquier hospital que se precie. Colleja para el alemán y para el equipo Ferrari al colocar a Badoer al volante, contando con un tester mucho más experimentado como es Marc Gené. Los tifossi prefieren un podio más que un compatriota al volante. A las pruebas me remito: gracias Luca por enseñarnos lo bien que trompea el F60.

Impuso su criterio el orden natural de las cosas en un circuito rápido con gran desgaste para los más técnicos. Tuvieron ventaja los del Kers, como demuestra la pole de Hamilton al que un error de su equipo lo sacaba del primer puesto indiscriminadamente. Chaval, ahora sabes lo que se siente cuando te traiciona tu propio equipo, ¿em?. Kovalainen hizo valer sus décimas de segundo que proporciona el kers para terminar en cuarta posición, habiendo dado mucha lata desde el principio a su compatriota Kimi Raikonen. Una vez más, caras largas de Papijamilton y la Barbie del bebé llorica de la F1.

Sacó partido un luchador Rubens Barrichello, que dedicó la victoria a su compatriota Felipe Massa por una rápida recuperación. Estuvo golpeando la puerta del inglés de McLaren hasta que pudo ver el cielo abierto cuando los de Woken se quedaban sin neumáticos nuevos para el niño y le colocaban uno de una vespa que tenían en el box. No es que el Brasileño haya ganado, es que Hamilton ha perdido… que aunque hay que estar ahí, es muy diferente. Enhorabuena para Rubens que desde 2004 no hacía la o con un canuto. Hay que descender hasta la séptima plaza para encontrar a su compañero de equipo y líder de mundial (por ahora), con una actuación para el olvido. Recordemos que el máximo artífice de sus hazañas se llama Ross Brawn y la máquina del despropósito que le ha catapultado a su actual status… pero simplemente eso. Un circuito urbano como el de Valencia lo pone en su verdadero lugar.

Justo por delante del inglés, terminaba un Fernando Alonso de paseo por el muelle. Eso debió pensar… para qué forzar más con las impresionantes vistas del Mediterráneo. Posición natural para el R29 y más puntitos para el bolsillo que, si bien no sirven de mucho para el mundial, ayudan a mantener su credibilidad y refuerzan su palmarés. Poco que decir de su nuevo partner, Romain Brosjean, de los últimos en llegar. Toma nota Nelsinho, por muy malo que seas, puedes terminar las carreras con el coche intacto.

Mención especial para Jaime Alguersuari, décimo sexto por delante de un Ferrari y marcando sus propios límites sin presión y con un ritmo endiablado. El chaval promete. Otro aplauso para Force India, la evolución de sus bólidos es más que patente, sin llegar a la altura del resto pero haciéndonos olvidar su imagen de equipo de relleno. Como de relleno me parece la actuación del segundo bólido de Ferrari… ¿qúe hacemos ahora? Se preguntan en el box del Cavallino. Mientras, el káiser comiéndose las uñas y sacando pecho “Conmigo ésto no hubiera pasado”. Váyase a dormir, señor Schumaker. Carrera sin errores para Kimi, lo único que vale la pena en Ferrari.

Poco más que destacar. No hablaré de Vettel porque, aparte de que no lo merece, refuerza mi teoría de que se le ha dado demasiada importancia cuando el punto de vista debiera estar fijado en su montura. Su escudero si terminó y, para más inri, entre los diez primeros. Noveno puesto para Webber.

Así quedó configurado el podio.

1- Rubens Barrichello. Brawn GP.

2- Lewis Hamiltongo. McLaren.

3- Kimi Raikonnen. Ferrari.

Entramos en el tramo final de la temporada, donde los máximos rivales del líder del mundial no dan el callo y cada carrera es más interesante. Lástima no haber vivido algo tan competitivo desde el principio: ésta última frase la rubricaría sin pensarlo Nico Rosberg que, ésta noche mirará bajo la cama para ver si tiene un asturiano pegado a él.

La imagen corresponde al increíble trazado diseñado para el GP de Europa en el muelle de Valencia.

Jorge Arias


9 comentarios: