La negligencia política deja al fútbol base sin varios campos en Las Palmas.

En estos últimos días de Agosto, mes en el que hemos intentado relajarnos algo se siguen sucediendo las informaciones, las noticias y, a pesar de ser días, más o menos tranquilos en los que quien más, quien menos intenta despreocuparse algo de la realidad que le rodea, nos estamos encontrando con unas fechas en las que no hay tregua.

No sé te habrá pasado lo mismo que a mí, que este Agosto de 2009, ha sido más parecido a un mes de Febrero, Abril o Noviembre que a un típico octavo mes del año.

Para mí todo comenzó muy pronto, a principios de mes. Quizás estamos viviendo un cambio de actitud y lo que antes eran vacaciones largas, ahora son mini escapadas de fin de semana o de tres o cuatro días, pero no recuerdo un año tan lleno de actividad en verano como éste.

Esta temporada mi hijo jugará como Alevín de Segundo año en el Alcaraván C.F. y ya llevan 15 días entrenando 3 veces por semana, un hecho que ya te indica a las claras que se terminó la fiesta. Septiembre está a la vuelta de la esquina y el aluvión de partidos hasta fin de temporada, aunque se antojan ahora mismo un espacio muy largo, el tiempo lo irá consumiendo a su ritmo inexorable.

Esta año la Federación Interinsular tiene que estar haciendo encaje de bolillos con los campos porque de todos los que se construyeron en La Ballena, varios de ellos son impracticables y toda la competición debe ser retocada. No me imaginaba que algo tan habitual como las ligas de fútbol del deporte fueran tan complejas de organizar, pero con todo hecho, que cinco campos se caigan de la alineación, trastoca muchísimo los planes. Son varios campos en los que se podían haber jugado partidos y en los que unos cuantos equipos podían haber entrenado pefectamente, pero ahora sin poder contar con ellos, los clubes tienen que reorganizarse. Partidos, entrenamientos, desplazamientos, etc. y el nuevo problema añadido para los padres que ahora deberán modificar también los planes que habían hecho.

Creo que aunque algo caótico, se encontrará alguna solución factible. Lo que no me acabo de explicar es por qué no se piden responsabilidades a los que decidieron construir un complejo de campos de fútbol en medio de un barranco cuya base es una escombrera, sin haber realizado los estudios pertinentes.

Se ha tirado un montón de dinero de los contribuyentes a la basura y, como estamos en España y en una de sus zonas más bananeras, los responsables seguirán a lo suyo y aquí no ha pasado nada. Si además tenemos en cuenta que la necedad fue cometida hace dos legislaturas, mejor ni menearlo mucho.

En un país serio, el responsable sería señalado, expedientado, multado y separado de sus cometidos por haber tirado por un sumidero varios millones de euros sin cabeza, pero aquí se olvida todo y sólo habrá que esperar a la siguiente pifia del de turno y conocer la cuantía de lo despilfarrado de forma absurda.

Circunstacias como ésta es a las que me refiero cuando hablo de secta política. Da igual de donde sean o de donde vengan. Unos se tapan a los otros y nunca hay ningún responsable de nada. Curiosísimo, pero cierto como la realidad se obstina en recordarnos a diario.

Europa Press cifra en 360 millones lo que costaría arreglar los desperfectos de los campos, pero si tenemos en cuenta que todo el complejo costó 12 millones, no terminan de salirme las cuentas, a no ser que incluyan cimentar completamente el barranco. Es bastante grande y el cemento y hormigón no es nada barato.

Este año me he propuesto hacer algo diferente. Como del Madrid y del Barsa, e incuso de la U.D. Las Palmas ya hablan demasiado en otros medios, quizás haga un seguimiento en plan periodístico del equipo de mi hijo. Con informaciones semanales sobre la marcha del equipo en la liga. No lo tengo muy seguro, pero quizás me anime. De algo estoy absolutamente seguro. No tendré que ir a cubrir ningún partido a La Ballena.

El la imagen puedes ver parte del desaguisado. La encontré en Solo Uni, solo azul.

4 comentarios: