La virginidad a subasta

Reconozco que se me van acumulando los temas pendientes, pero hasta cierto punto, me gusta. Creo que es mejor tener demasiados temas de los que escribir a tener el cerebro totalmente seco.

La historia de la que voy a hablar hoy la llevo leyendo varios días en infinidad de medios, pero hasta hoy no había visto un vídeo con la protagonista hablando. No es que el haberla visto me haya motivado especialmente o que haya repentinamente cambiado mi modo de pensar sobre este asunto, sino que me ha apetecido reflexionar sobre esta noticia.

En primer lugar me es absolutamente indiferente que esta chica ecuatoriana que vive en Valencia haya decidido subastar su virginidad o su cristalería de Bohemia a través de Internet.

Me escandaliza que en pleno siglo XXI una persona tenga que hacer subastas para conseguir dinero para que pueda ser tratado un familiar con una dolencia grave.

Ahora me dirán que Internet está lleno de anuncios de gente que ofrecen sus riñones porque necesitan imperiosamente el dinero y los ofrecen gustosos al mejor postor. Es cierto, pero si queremos seguir viviendo en un mundo en el que ocurra estas cosas, seguiremos padeciéndolas.

No sé como estará el tema de la asistencia sanitaria en Ecuador, pero supongo que algo harán con las personas que padezcan Alzheimer como su madre. He intentado buscar por ahí, pero no he conseguido encontrar algún sitio donde expliquen exactamente como funciona el sistema sanitario en Ecuador.

Lo que si he encontrado es que existe un convenio entre España y Ecuador en cuanto a asistencia sanitaria, de modo que si en el país ecuatoriano tiene carencias en este tipo de enfermedades, le recomendaría que le pagara un viaje a su madre y que la miraran en un hospital de aquí. El convenio lo cubre, según veo.

Creo que estamos llegando ya a niveles kafkianos y absolutamente surrealistas en los que situaciones inverosímiles nos parecen de lo más normal del mundo. Sin ir más lejos, aquí en Canarias son bastantes las familias que organizan rifas, sorteos y actuaciones de humoristas y cantantes locales para recaudar fondos para tratar médicamente a familiares. Tal como lo oyes.

Y no son casos aislados. Lo curioso del caso es que en España la Sanidad es universal, de modo que, en teoría no tendría que hacer falta este tipo de actuaciones que se acercan más a la Edad Media o a un país tercermundistas que a una nación que está en la Unión Europea.

Otra cosa es que los administradores del Servicio Canario de Salud o de la Comunidad Autónoma se gasten el dinero en gilipolleces y luego no lo tengan para lo necesario, caso Televisión Canaria o Policía Canaria.

La imagen la encontré en Blog Vecindad.

Actualización: El Gobierno de Ecuador ha manifestado a través de sus representantes en España ha manifestado su intención de ayudar a Evelyn, la chica de 28 años que pretende subastar su virginidad ofreciéndole asistencia económica a su familia y una beca en la universidad para ella.

3 comentarios: