La Economía no da tregua y el Gobierno sube los impuestos

Hoy ha sido una jornada muy completa. No he dejado de hacer cosas y de ultimar asuntos, pero he tenido tiempo de enterarme de lo que ha ocurrido por ahí,

Quiźás la noticia del día sea lo que ha decidido o aprobado el Consejo de Ministros de hoy, que no viene sino a decirnos que tenemos que seguir con el cinturón bien apretadito y que la crisis, recesión o como quieran llamarla no nos abandonará tan pronto.

Mis conocimientos económicos son más bien escasos. Tal como comenté alguna vez en Periodismo durante toda la carrera tienes una asignatura llamada Economía y sólo el primer año, el resto de la información tienes que buscarla en otras fuentes, pero he tenido la suerte desde hace más de un año de moderar una tertulia sobre Economía, Bolsa, Finanzas y Mercados con los amigos de Financial Red a través de su podcast Radio de Finanzas y con todos los amigos analistas que participan estoy aprendiendo mucho y también estoy entendiendo un poco más por donde van los tiros en el ámbito económico.

Basándome en todo lo que les escucho, lo que leo y lo que percibo y desde el humilde punto de vista de un neófito en la materia creo que estamos ahora mismo en una situación rara y extraña. Permíteme que use una metáfora marina:

Después de una gran tempestad, hay calma chicha y el barco a pesar de haber sufrido graves desperfectos, pero se mantiene a flote. Los marinos otean el horizonte y siguen viendo nubes, pero no saben si se trata de las mismas causantes de la gran tempestad que ya se alejan o se trata de otras que amenazan con arrastrarnos a un nuevo vendaval. No hay muchos que se pongan aún de acuerdo sobre lo que se avecina.

Siguiendo el manual del político que se precie, desde el gobierno nos dijeron justo antes de tener que ir a votar en las elecciones europeas, que todo iba de maravilla, que los datos que tenían les daban la razón y que había brotes verdes en los secarrales económicos. Algunos los creyeron y los siguen creyendo, pero muchos hoy se han caído ya del caballo.

Para un político que esté en el Gobierno todo va siempre bien y por el contrario para un político que esté en la oposición todo va siempre mal. Es de manual y en este caso el manual lo han seguido al pie de la letra.

Si eres habitual del blog, sabrás ya que no soy muy dado a dorarle la píldora a ningún gobierno del pelaje que sea, pero en este caso no me parece mal que hayan decidido subir los impuestos a las gasolinas y al tabaco para aliviar algo el enorme gasto social que se les viene encima con la continua hemorragia de parados que chorrean en cascada mes a mes desde las listas del INEM.

Con la de tumbos, sobre todo al alza que ha dado el precio del petróleo, ahora que estamos en unos niveles más o menos aceptables, el hecho de subir algunos céntimos el litro, no creo que vaya a desequilibrar ninguna economía doméstica y subirle el tabaco a los fumadores, tampoco creo que les pille muy de sorpresa. Ya están acostumbrados y no se lo toman muy mal. No obstante no hay que seguir subiéndoles el vicio porque a este paso les va a ser más rentable hacerse heroinómanos que fumadores de tabaco.

Quizás la subida de impuestos no sea la solución definitiva para salir del problema, sólo es un parche más, pero cualquier cosa mejor que dejar en la estacada a millones de familias.

El Gobierno que padecemos, sigue con sus habituales palos de ciego y no sabe, no quiere o no puede coger al toro por los cuernos. La mala noticia es que todo este desaguisado siempre lo pagan los mismos.

La coyuntura no es buena y los parches aguantarán un tiempo, pero no servirán de mucho si no se toman medidas estructurales que cambien la tendencia. ¿Dónde está la solución? Realmente no lo sé. Es algo que deben pensar los que nos administran que para eso, entre otras cosas, les pagamos el sueldo.

La imagen la encontré en Calendas.

2 comentarios: