F1: Gran Premio de Mónaco 2009

Llevo rato intentando comenzar a escribir algo sobre lo que se ha visto hoy en el GP de Mónaco y me está resultando realmente complicado.

Mi miedo es sonar repetitivo porque ya no me quedan palabras para definir el desaguisado que provocó la FIA dando por buenos los difusores del BGP01.

¿Qué comen los mecánicos del equipo de Brawn?

Porque hasta un niño de preescolar ganaría carreras con ese misil. De hecho ha convertido en héroe a un cualquiera del plantel de pilotos de la F1 y es el elixir de la eterna juventud para un veterano piloto que se hubiera jubilado ya en cualquier otro equipo. Por cierto, Felicidades Rubens Barichello, 37 añitos festejados con un segundo puesto.

Y es que es asombroso que incluso en un laberinto de afiladas cuchillas consigan sacar 15 segundos de diferencia en tan solo 20 vueltas. Estamos de acuerdo que la conducción de Button ha sido limpia y sin errores, pero es que en sí, el Gran Premio ha sido bastante limpio. Solo 5 abandonos y el conductor del Safety tomando café sin preocupaciones, lo nunca visto en Mónaco. Para mí, lo que queda de temporada es relleno en su más estricto sentido. Tienen que caerle encima todas las maldiciones del mundo a Jenson Button para que no se proclame campeón del mundo en la presente temporada. Y si esto ocurriera, estaría Barrichello para sustituirlo.

Dos que se han puesto las pilas hoy han sido los de Ferrari. Y la explicación es lógica. Llevan toda la semana viendo el cruce de piropos entre Alonso y la Scudería. Es un amor correspondido, un flirteo constante que ha afinado a un desafinado Massa y está creando grietas en el hielo finlandés. Es ahora cuando tienen que justificar que son tan válidos como el asturiano para un volante Ferrari, aunque para muchos, incluido Domenicalli… sea demasiado tarde. Y todo ésto contando con que llegue al final la guerra entre FIA y Ferrari, que aun quedan muchos tiros por pegar esta semana en la controvertida disputa del famoso límite presupuestario para 2010.

Tanto coches como pilotos del Cavallino han corrido bien y aun así no han conseguido dar caza a los proyectiles blancos de Virgin. Eso sí, son los dos que más se han acercado.

El que vive tranquilo es Fernando Alonso. Sabe que de seguir en la F1 el próximo año tiene muchas posibilidades de vestir de rojo. Si la guerra con la FIA llega a mayores, probará otras categorías. Total, con 27 años es bicampeón del mundo y ha demostrado todo lo que vale en la arena. Cualquier escudería de cualquier competición del mundo del motor estará encantada de recibirle. Muy pocos pueden decir eso, ¿verdad Nelsinho?. Que alguien le explique al brasileño que es importante terminar las carreras y que ésto solo puede hacerse con el monoplaza al completo.

Séptima posición para el de Oviedo, tal y como había manifestado tras la clasificatoria. Por tanto, ha cumplido. El R29 no da para más, ¿para qué seguir sufriendo?.

¿Alguien ha visto hoy al papi de Hamiltongo? No. De hecho sólo han visto a su hijo en los retrovisores de los monoplazas. Casi lo olvido… que hoy también lo han podido ver desde atrás, pero solo para doblarlo (je,je). El hijo de la Gran Bretaña no llora de rabia por vergüenza, pero un paisano suyo lo está relegando de las portadas de las más famosas revistas británicas del motor a un escueto anuncio en el Times en el que se lee “Busco trabajo como chofer. Mucha experiencia”. Terminó duodécimo después de comerse en la clasificación una de las vallas de protección y salir muy retrasado. En la playstation duele menos ¿eh?. Hasta los Force India han hecho mejor resultado que él y eso tiene que doler más que las protecciones de Mónaco.

Toyota y Red Bull de paseo. Cuando clamaban a Vettel como un Semi Dios lo dije… la suerte es caprichosa pero no permanente y Mónaco separa a conductores de carreras de verdaderos pilotos de carreras. Para muestra un botón, gracias por la demostración Sebastian, Timo y Jarno.

Aburrido hoy, muy tedioso. Pocas sorpresas y escasos incidentes en el GP de Mónaco que nos tiene acostumbrados al sonido de colisiones y olor a goma quemada, golpes, contusiones y el Safety Car dando más vueltas que una rana en una batidora. Nada de eso hubo… solo el olor a café recién hecho y el sonido de los ronquidos del vecino. Poco que decir, el campeonato está liquidado.

Eso sí, la guerra en los despachos nos tiene en vilo y con los nervios a flor de piel. Esta semana sabremos quien juega y quien no en 2010 y todo apunta a que la F1 será una completa desconocida para todos el próximo año. Un trauma para las escuderías y un dolor de cabeza para los pilotos pero… está ofreciendo mucho más espectáculo que el domingo de carrera.

Primero: Jenson Button. Branw GP. No coment.

Segundo: Rubens Barrichello. Brawn GP. Hoy sin enfadarse, el tranquimazín monegasco es mano de santo.

Tercero: Kimi Raikkonen. ¿¿¿Ferrari??? . Hoy sí te has ganado el helad

Séptima posición para un descafeinado R29 que bien podrían vender a la GP2. Y dudo que alguien lo quisiera.

Jorge Arias

6 comentarios: