El nuevo logo de la Televisión canaria

Quizás hayas pensado que llevo mucho tiempo sin contar nada sobre la Televisión Canaria, ese engendro inclasificable que, en condiciones normales sólo podrías encontrarte en el peor de los infiernos.

La respuesta es que apenas veo la televisión y mucho menos la Televisión Canaria. Lo que veo son transmisiones concretas, de tenis sobre todo, series puntuales que veo por otros medios, contadísimos programas y algún documental. El resto no me interesa.

Pero como ya me imagino que no habrá cambiado mucho, o quizás a peor, la programación infecta que vomita el órgano tumoral y de analfabetización del Gobierno de Canarias, leyendo un poco de aquí y un poco de allá, puedes hacerte una composición de lugar bastante exacta de lo que te puedes encontrar en cualquier momento en ese estercolero tan curioso.

Suscribo punto por punto las reflexiones que hace Autóctono en Canarias Bruta y sigue continuamente sorprendiéndome que el despilfarro de dinero público siga pareciéndole tan bien a un nutrido grupo de ciudadanos a los que les importa un pimiento que servicios como la Sanidad, la Justicia o la Educación, por citar algunos, tengan que hacer verdaderos milagros para poder satisfacer las necesidades de todos los canarios.

No hay que ser muy listo para llegar a la conclusión de que si los fondos que actualmente se tiran a la basura con la Televisión Canaria que pagamos todos, se emplearan para cubrir, subsanar o mejorar las inmensas carencias que tenemos los canarios, los hechos serían algo diferentes.

Quizás con ese dinero se podrían construir y dotar algunos hospitales comarcales, nuevos juzgados, nuevas instalaciones comunes, cubrir algunas necesidades de los dependientes (que ahora no se cubren) y algo más.

Esa es la primera parte de la historia porque la segunda ya es para llorar. Porque si la Televisión Canaria fue creada, según dicen, para fomentar la canariedad, lo canario, lo nuestro y esas cosas que dicen los políticos, la realidad que nos muestran cada día, nos enseña realidades completamente ajenas a Canarias: culebrones sudamericanos, dibujos animados japoneses, series y películas norteamericanas y reality shows y programas calcados de los nacionales, cuando no, copias exactas o refritos de los mismos.

Esto es lo que hay y será lo que tendremos. Mientras exista en la sociedad personas que parece que han perdido parte de su masa encefálica jugando a la ruleta rusa y sigan como peleles analfabetizándose con contenidos tan execrables, no habrá solución.

El logo lo dibujó J.R. Mora sobre una idea que se me ocurrió viendo la entrada de Autóctono en Canarias Bruta e inspirándome en ella.

Si a los mandamales de la tele autómica les gusta más este logo porque les parece más propio con la cantidad de bazofia que emiten, J.R. Mora me dijo que no tendría ningún problema en llegar a un acuerdo con ellos.

12 comentarios: