Los ciudadanos recibirán algunas migajas del banquete de políticos y banqueros

En un país multicolor, feliz, lógico y fantástico la noticia que podemos leer en diferentes fuentes sería una verdadera maravilla si no fuera porque este es un país gris, infeliz, ilógico y tirando al desastre.

Ahora el Gobierno dice que va a ayudar a algunas familias a que puedan pagar sus hipotecas. Una cortina de humo más. Como fue el cheque bebé, la renta de emancipación o todas las cortinas de humo que se sacan de la manga para parecer que son humanos y que se preocupan de la gente.

Ayudas que en muchas ocasiones se quedan en agua de borrajas y o se reciben tarde o nunca, pero el engaño consigue algunas portadas y abrir los telediarios de la desinformación.

No te engañes porque los primeros son los banqueros, sus amos y para ellos será todo el dinero. Para ti sólo te llegará alguna migaja, siempre que tengas la suerte de estar entre los parámetros que el Gobierno decide que deben estar los que reciban ayudas. Además no deja de ser otro suculento negociete para los banqueros que al fin y al cabo serán los que ganarán una pasta con los intereses que genere el tiempo que los pobres parados no pagarán la hipoteca.

Los bancos que para eso mandan y hacen y deshacen a su antojo ya han dicho a las claras que nada de dar a conocer las entidades que solicitan las llamadas eufemísticamente ayudas, dicho de forma clara, reparto del botín robado a los ciudadanos. Morro que tienen, algunos y que se lo pueden permitir en un país de dóciles y mansos corderos que con la televisión y el fútbol se anestesian sólos mientras los despluman al por mayor.

Esto es jauja y mientras unos se reparten el botín del gran robo de la historia del país, otros prefieren la sisa del día a día y están muy contentos con el canon.

El cobro del impuesto revolucionario o robo sistemático a los ciudadanos, llamado eufemísticamente canon, para no levantar sospechas, que el partido de la SGAE, esto es, PSOE, concedió a esa sociedad a la que todavía no se le puede decir legalmente que roba de forma continua, pero los tribunales están decidiendo cuando podremos hacerlo.

El responsable de esa sociedad se mofa de los ciudadanos con unas declaraciones en las que no dice más que sandeces dignas del que sabe que tiene a un Gobierno comiendo de su mano y que hará lo que le diga.

Es algo así como la injusticia convertida en legalidad. La iniquidad en pauta de comportamiento y la indignidad en modelo.

¿No te entran ganas de vomitar cuando lees que los políticos mezquinos y miserables no dejan de subirse el sueldo en una época donde la crisis se agudiza por momentos? Y luego está el troll nauseabundo que dice que criticar al presidente catalán por que se sube el sueldo o criticar los gastos fastuosos de otros miembros del Gobierno catalán es ir contra Cataluña. No, tío. A todos no nos engañas con tus patrañas.

Criticamos a políticos nauseabundos que están en la política porque son tan mediocres como tú y a desalmados que cuando las listas del paro aumentan considerablemente cada día de trabajadores honrados, gentuza mezquina no hace otra cosa que aprovecharse de su cargo para seguir llevando una vida regalada que no se merecen a costa de todos nosotros.

Yo no ataco a Cataluña. Sólo a los catalanes miserables que se aprovechan indignamente de los ciudadanos. No te confundas.

Cataluña no es una excepción, ni Canarias. Todas por igual tienen a sus despilfarradores de confianza que usan el dinero público para vivir. Y al resto que les vayan dando.

En unos meses la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria acogerá los premios Max de teatro. Es una buena noticia por lo que tendrá de repercusión mediática para la ciudad, pero también una mala noticia porque nos costará 300.000 euros a los ciudadanos. Creo que no es muy lógico gastarse 300.000 euros en una gala de teatro cuando las compañías teatrales de la ciudad están bajo mínimos y las posibilidades de hacer algo en este campo son cada vez más reducidas.

Criticaba hace unos años la canallada de gastarse otros 300.000 euros en una bandera gigante, un gasto que hizo el manirroto que estaba al frente del Cabildo y ahora y para nuestra desdicha maneja desde el Gobierno regional los fondos de toda la Autonomía. Un tío del PP.

Como te he dicho en más de una ocasión da igual quien gobierne porque son todos los mismo. Es algo así como un partido único cuya única razón de ser es vivir a costa de la gente. Creo que la única diferencia es en que gilipolleces supérfluas se gastan nuestro dinero y a cuantas familias las dejan en la estacada.

Albergar los premios Max me parece muy bien siempre que las compañías teatrales locales tengan todas las posibilidades para realizar sus obras y siempre que todas las familias de Las Palmas de Gran Canaria tengan las condiciones mínimas de bienestar que una localidad de la Unión Europea merecería. Lo de la bandera también me parece bien, siempre que no haya listas de espera gigantescas en la Sanidad Canaria o los comedores sociales están abarrotados de ciudadanos que no pueden comer decentemente.

Siempre he pensado que deberían unirse y presentarse en coalición. Así ahorrarían en logos, publicidad y mitines. Al fin y al cabo las diferencias entre unos y otros son apenas perceptibles.

Por cierto, el paro sigue creciendo y creciendo y creciendo y ahora ya no pueden echarle la culpa al precio del petróleo ni a esa excusa tan socorrida de que es una crisis internacional porque en los países de nuestro entorno, no tienen esas cifras tan escandalosas. Quizás será que no padecen políticos tan indignantes como los nuestros

En unas horas nos embarcaremos en un programa especial para contarte quien es el nuevo presidente electo de Estados Unidos. Me hace mucha gracia que muchos desde nuestro país apuesten por Obama como si fuera un mesías que va a llegar y pagarle las hipotecas a todos o va a crear el paraíso terrenal sobre nuestro mundo.

Yo también prefiero que gane Obama, pero no dejo de pensar que es norteamericano y lo primero que hará será defender los intereses de Estados Unidos que es lo que realmente le importa a él y a sus votantes. Si en el camino algunas de sus decisiones mejoran o no empeoran el panorama mundial, bienvenido sea, pero no creo que tenga tampoco un margen de maniobra muy grande.

La imagen la encontré en Templarios del Mundo y refleja la estampa de unos niños hambrientos, justo a los que no han ayudado por regalarles miserablemente todo el dinero a los banqueros.

No hay comentarios: