Catástrofes aéreas: May Day

He pensado mucho sobre la idoneidad de escribir este post después de la catástrofe de Barajas, pero precisamente por ella creo que puede ayudar a comprender algo más por qué ocurren los accidentes, cómo evitarlos, cómo se investigan y qué hacer en estas circunstancias.

Tras el accidente, volví a ver todos los episodios que pude de esta serie de documentales de National Geographic sobre las causas de accidentes aéreos y sus posteriores investigaciones. Sé que no servirá de alivio a aquellas personas que han perdido a seres queridos en algún accidente de aviación, pero sí que aportan algo de luz a todo el universo de malinterpretaciones de los datos que nos van facilitando desde uno y otro lado en cualquier accidente.

No me apetecía ver el espectáculo zafio de las televisiones mostrando el dolor de los familiares y preferí centrarme en conocer las causas. Como no tengo acceso a la investigación tuve que centrarme en otros accidentes para comprender el por qué de las cosas.

Quizás en el de Spanair de Barajas, el hecho de que hubiera un barranco con 14 metros de desnivel junto a la pista de despegue no ayudó mucho al piloto, pero en cuanto al aparato en sí, deberemos esperar a que nos informen pormenorizadamente de los hechos. Y eso llevará algún tiempo.

El avión es el medio más seguro que existe para desplazarse de un lugar a otro, pero los accidentes que sufren aeronaves, a menudo implican a centenares de personas lo que hace que el impacto emocional sea mayor que si se estrellan 2 personas en un coche en una carretera.

No soy quien para maximizar o minimizar emocionalmente las tragedias porque cada familia, cada ser humano las vive de forma diferente, pero hay un hecho axiomático que debes saber: La primera causa de muerte de los seres humanos es estar vivo. Y todo los que estamos vivos nos exponemos en cualquier momento a dejar de estarlo. Palabras como suerte, fatalidad, infortunio, etc, no son más que meros intentos de soslayar este hecho.

Pero vayamos al grano: National Geographic ha realizado en Catástrofes Aéreas: May Day, excelentes recreaciones de accidentes seguidas de minuciosas investigaciones que han aclarado absolutamente lo que ocurrió en catástrofes que a priori parecían irresolubles.

Curiosamente en You Tube están todos los capítulos. Te facilito los enlaces a la primera parte de cada uno de ellos.

Hay capítulos verdaderamente increíbles como por ejemplo el vuelo de Aeroflot en el que por una negligencia del piloto que permitió a sus hijos llevar los mandos del avión se desencadenó el accidente.

El vuelo de Helios entre Chipre y Atenas en el que por un descuido perecieron todos sus ocupantes por una despresurización de la cabina que les hizo perder el conocimiento a todos.

El desastre del vuelo 990 de Egypt Air. Un piloto al que iban a despedir por agresiones sexuales en Nueva York, quiso zanjar el tema antes de ensuciar su buen nombre.

La estupidez de varios controladores de Nueva York, provocó el accidente del vuelo 52 de Avianca. Que incomprensiblemente se estrelló al no tener una gota de combustible.

El vuelo 603 de Aeroperú se estrelló en el mar porque habían tapado con cinta aislante los detectores básicos de altitud y navegabilidad durante el mantenimiento.

El vuelo Aloha 643 perdió parte de su fuselaje en vuelo y, pese a la despresurización, consiguieron aterrizar perfectamente.

El vuelo de British Airways de Birmingham a Málaga es uno de los más sorprendentes con final feliz. La exploxión del parabrisas del piloto provoca que éste salga despedido por el hueco y quede sólo agarrado por sus pies y los controles a 7.000 metros. La imagen que ilustra este artículo es un fotograma de la recreación.

Y por último, una hazaña sin precedentes, el vuelo 236 de Air Transat consigue tomar tierra en las Islas Azores después de mantenerse planeando sin combustible más de 50 minutos sin una gota de combustible.

También te recomiendo dos películas muy clarificadoras sobre este tipo de hechos: Whisky, Romeo, Zulú de Enrique Piñeyro, ex piloto de líneas aéreas, médico y director/guionista/actor. Tiene otra película relacionada, Fuerzas Aéreas, S.A. que también merece la pena para entender cómo funcionan estas cosas.

No dejes tampoco de echarle un vistazo al canal Natgeo de National Geographic, donde podrás encontrar interesantes documentales, o en su espacio en Youtube con los capítulos correspondientes.

A pesar de todo, cada uno de los accidentes y las posteriores investigaciones ayudan a entender algo más este medio de transporte para reforzar la seguridad a pesar de que haya alguien que opine, como se afirma en algún documental, que a las compañías aéreas les compensa tener un accidente cada 5 o 10 años por un mantenimiento inadecuado para no dejar en tierra aviones durante horas para unas revisiones más concienzudas.

5 comentarios:

Superwoman dijo...

Gracias por el tip. En casa no tengo tele y cuando voy a la de mis padres, veo solo canales de documentales y musica o alguna serie... pero me temo que en el horario infantil, que es cuando me dejan elegir lo que se pone, estos documentales no los sacan.
Un supersaludo

Fran J. Saavedra dijo...

Es reconfortante saber que los enlaces te han servido. De todos modos, en Internet, documentales online tienes a miles. Simplemente escribe "documentales online" en cualquier buscador y podrás elegir entre un buen abanico.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola Fran! He visto que has puesto bastantes enlaces con relación al artículo de la catástrofe. Uno de los amigos de mi hijo perdió a su padre en el accidente. He vivido de cerca este dolor, y es realmente intenso. No existe culpable, y, si exite, ¿conseguiremos recuperar la felicidad? Pienso que la felicidad, suerte, infortunio fatalidad... ¿existe? Y si es así, ¿por qué la creamos y destruimos a nuestro antojo? Porque somos humanos. Fuertes y débiles. Bueno, creo que todo esto me ha afectado considerablemente.
Un saludo, Sharon

Fran J. Saavedra dijo...

Sharon, me pongo en tu lugar y sé que debe ser muy duro lo que estás pasando. Los psicólogos intentan ayudar a los allegados, pero el día a día tiene que ser atroz.

La suerte, el infortunio, la fatalidad, las casualidades y causalidades que nos rodean en cada momento convierten días felices en aciagos en cuestión de segundos y no sabemos por qué ocurre.

He intentado escribir en varias ocasiones sobre la suerte y estos términos similares y todavía no he encontrado una respuesta al por qué de estos hechos tan llenos de dolor.

Cuando escribí este artículo era consciente de que no serviría de consuelo para alguien que desgraciadamente hubiera perdido a un ser querido, pero también pensé que la mejor forma de contribuir era la de intentar buscar las respuestas a los accidentes aéreos.

Recibe un fuerte abrazo y un montón de fuerza interior que te ayude a pasar este trance de la mejor manera posible.

Besos

Mino dijo...

Que pasen el de Air Algérie del Boeing 737-200, de marzo de 2003.