La historia de Dimitri y Olga

Quizás ni siquiera se llamen ni Dimitri ni Olga, pero su historia bien puede ser el reflejo de las miles de historias que han vivido miles de Dimitris y Olgas que han muerto o han sido masacrados por las estupideces de políticos sin escrúpulos que no han dudado ni un instante en dar la orden de ataque a sus tropas.

Probablemente el Dimitri o la Olga de nuestra historia se encontraban viendo tranquilamente alguna de las pruebas de los Juegos Olímpicos que se disputan en Beijin cuando una bomba entró por la ventana y los mató junto a toda su familia. Quizás se habían acercado a comprar el pan o el periódico del día o estaban consultando la cartelera en Internet para decidirse por una película para ver esa misma tarde en su ciudad.

Siempre es lo mismo. Inocentes masacrados por la mezquindad de gentuza que, en teoría ha sido elegida para proteger los intereses de las mismas personas que aniquilan.

¿No dicen que vivimos en el siglo XXI? ¿No hay una organización de naciones unidas que se supone que debe velar por que no ocurran estas cosas?

Probablemente los vendedores de armas querían sacarse los stocks que tenían para presentar sus nuevas creaciones de la muerte Otoño-Invierno.

Mientras tanto en otro lugar, un régimen repugnante intenta esconder sus vergüenzas maquillando sus iniquidades con espectáculos deportivos.

Los meapilas y lacayos de los diferentes regímenes a los que les parece de maravilla que los chinos se pasen los derechos humanos por el forro ya se han encargado de amenazar a los deportistas con la expulsión si se les ocurre hablar de algunos aspectos que incomoden a los asesinos y torturadores. El mundo en el que vivimos está hecho así. Lleno de miserables y plagado de pobres hombres que callan y otorgan.

He hecho un pequeño alto en el parón de Agosto para escribir estas líneas, pero seguiré hasta final de mes descansando del blog.

En cuanto al aspecto deportivo, estoy viendo algunas pruebas. Ahora que ha comenzado el tenis, estoy centrado en el tenis y el basket básicamente.

Por cierto, ayer se suspendió la jornada tenística por la lluvia y estaba jugando la canaria Carla Suárez, pero no sé que pasó al final porque no han dicho nada más de ella y de su partido. No han dicho que perdiera y tampoco han dicho que se suspendiera ni cómo iban en el momento de la suspensión. ¿Habrá dicho algo inconveniente y la habrá fusilado el régimen chino? ¿Habrá sido abducida? Supongo que nos enteraremos hoy.

Durante este tiempo de sequía en el blog estoy observando mucho, pensando, encontrando nuevos argumentos para contarte.

En la imagen una señora indefensa víctima de la repugnante estupidez de unos cuantos idiotas que han convertido Georgia en un infierno. La encontré en Crónica.

8 comentarios: