Fútbol on the rocks

Estos días son propicios para las risas y los llantos a partes iguales. La diferencia sólo está en que tu equipo gane o pierda ese partido que te mete en cuartos o ese partido que, después de toda una temporada, te coloca en segunda división, en primera división o evita in extremis el descenso.

Ayer, sin ir más lejos, la Sociedad Deportiva Huesca, equipo de la ciudad donde nací hace ya unos cuantos años, subió por primera vez en su historia a la Segunda División A del fútbol español, algo que no es moco de pavo, porque muchos equipos de la división de plata española, de jugar en alguna liga de otro país, estarían peleando por un puesto de champions, dado el nivelón competitivo que tiene nuestro deporte rey.

La noticia me sorprendió porque hacía a la Sociedad Deportiva Huesca deambulando por la tercera división o incluso más abajo, pero, por lo que cuentan las crónicas, se han puesto las pilas y han montado un proyecto de futuro que está dando ya sus frutos.

Desde luego me parece sumamente curioso que el equipo de una ciudad de algo más de 50.000 habitantes se juegue los cuartos la temporada siguiente con equipos como el Zaragoza (derby regional), Las Palmas, Tenerife o Real Sociedad de San Sebastián, ciudades que multiplican por 10 o incluso por 20 la población oscense. Por la cuenta que me trae, me alegra la consecución de la hazaña y a ver qué ocurre en Segunda.

A aquellos a los que no les guste el fútbol, perdieron ayer una oportunidad de oro, para subirse al carro de este deporte, en un partido épico de Turquía que levantó en 15 minutos un partido que perdían por dos goles en la Eurocopa.

Estaba en juego el pase a cuartos de final y el partido era a cara de perro. Ocurrió casi de todo y la emoción estuvo presente hasta el pitido final. La Eurocopa está ya en sus partidos claves a vida o muerte y los cruces de cuartos se van conformando.

Turquía hizo suya la máxima de Rafael Nadal de jugar cada punto, en este caso cada balón, no se rindieron y poquito a poco y sin agobiarse por el paso del tiempo, demostraron que la fe y la confianza siguen cotizando al alza en la vida.

La imagen de las celebraciones ayer en Huesca del hito histórico del ascenso a Segunda División A, la encontré en el Diario del Altoaragón. La bandera que porta un seguidor es la enseña de la ciudad de Huesca.

No hay comentarios: