El ejemplo democrático

El sistema electoral estadounidense tendrá sus fallos y sus deficiencias que propician que un patán como George W. Bush llegue a presidente para convertirse en director comercial de los fabricantes de armas y obrar en consecuencia para que el lobby obtengan pingües beneficios, aunque por el camino tengan que quedar un montón de seres humanos.

No obstante, cualquiera puede empezar desde cero y someterse votación a votación al juicio de los electores de su partido primero y a los de todo el país después para competir por la presidencia.

Contrasta el sistema de primarias americano que en las próximas horas y, según los analistas mucho mejor informados que yo, colocarán a Barack Obama como candidato único o candidato demócrata en la práctica, ante el más que probable abandono de Clinton a la que le va a resultar ya imposible superar el número de delegados que ya acumula Obama.

Ahora será el momento de unir fuerzas y poder competir con garantías ante los republicanos de cara a las elecciones presidenciales de Noviembre.

Un ejemplo de democracia que desgraciadamente no existe en nuestro país, donde el congreso que celebra este mes el PP, tiene ya todo cantado, con candidato ganador antes de empezar, sin votaciones, sin transparencia y sin democracia.

A los partidos políticos españoles les da miedo la democracia. Temen que las bases voten lo que prefieran y decidan no elegir a los que el partido quiere meter dedocráticamente. Luego pasa lo que pasa: luchas intestinas, dimisiones, ceses, cambios de timón extraños y maniobras dignas de los trapecistas más reconocidos del mejor circo.

Siempre me he preguntado por qué ocurre en nuestro país algo así. ¿No sería lo lógico que los militantes eligieran a sus líderes y votaran para que la democracia comience con buen pie desde la base de los mismos partidos? Dejo ahí la reflexión.

En la imagen Barack Obama, el más que probable candidato de los demócratas a la presidencia norteamericana. La encontré en Foros Univisión.

1 comentario: