Sábado Chiquilicuatre

En sólo unas horas, España volverá a paralizarse. De norte a sur y de este a oeste, los españoles rendirán culto a su nuevo ídolo freaky, Rodolfo Chiquilicuatre.

Curiosamente todas las personas con las que he hablado pasarán de escuchar el resto de los muermos que habitualmente pastan en Eurovisión e irán directamente a las votaciones para ver si Rodolfo le da el triunfo a la comunidad freaky.

Yo no sé que haré al final, pero quizás sea entretenido ver lo que pasa en las votaciones y si Europa premia lo freaky o se decanta por el clasicismo musical más empalagoso de algún país con representante ortodoxo.

El sábado lo pasé viendo un partido de fútbol Alevin, Alcaraván - Guayres que terminó con empate a 3 goles. Emocionante de principio a fin. Más tarde empezaba la primera etapa del Giro de Italia a los míticos Dolomitas. Da miedo incluso verlo. Jornadas épicas que coronarán seguramente a nuestro Alberto Contador a la maglia rossa.

Fernando Alonso con la tartana que tiene como coche puede darse con un canto en los dientes al haber terminado séptimo en los entrenamientos oficiales del Gran Premio de Mónaco. A Rafa Nadal le dimos descanso este fin de semana. Llega Roland Garros y lo queremos tener fresquito.

¡Qué curioso es este país! Durante todo el día he estado observando a la gente y me he dicho: Esta noche estarán suspirando porque una serie de países tan freakys o más que el nuestro nos voten en Eurovisión. Tal como está la cosa y con el pavo Dustin, el otro representate de los freaks eliminado en semifinales, tenemos el 100% del frikismo europeo. Esperemos que sea suficiente.

Claro que si comparamos a Rodolfo Chiquilicuatre con los engendros con los que nos castigan en las pausas televisivas en Canarias, estaría a la altura de Mozart.

La imagen del Rodolfo la encontré en Mi Caja Verde.

No hay comentarios: