El amor imposible de Miles Davis

De un tiempo a esta parte he observado un curioso fenómeno que, lejos de sorprenderme, ha suscitado cierto interés como para dedicarle estas líneas.

Ahora que una vocalista de rock, jazz y pop, que pasaba desapercibida para el gran público, se ha convertido en la primera dama francesa o en la mujer del presidente de la república francesa, empieza a interesar a las marujas y demás fauna silvestre que antes de la feliz unión marital, desconocían o pasaban del rock, del jazz, del pop y de las vocalistas.

Moraleja: Si te quieres dedicar al mundo de la música, cásate con un presidente. El de Francia ya está cogido, búscate otro. Si eres vocalista hombre tienes también algunas oportunidades, Alemania con Merkel y quizás USA con Clinton. Antes deberás esperar a que se divorcien, claro. El tipo de música que hagas es secundario. Hagas lo que hagas, los discos los venderás una vez te cases con tu presidente o presidenta elegido.

Carla Bruni lleva bastante tiempo haciendo música y bajo mi punto de vista, sin ser una voz excepcional, ha grabado buenos temas y ha compartido escenario con muy buenos músicos. Ha tenido la mala/buena suerte de ser conocida por un hecho que no tiene mucho que ver en su carrera, pero que sin embargo le dará el espaldarazo definitivo.

Fue una verdadera lástima que Miles Davis no se enrollara con la Pantoja o con Lola Flores. ¡Menudo nivelón de música tendrían hoy en día nuestras marujas patrias!

Creo que sería mucho mejor escuchar buena música, independientemente de que quienes la interpretan tengan algún tipo de relación con alguien famoso. Te aseguro que hay excelentes vocalistas que no están casadas con ningún presidente. Haz la prueba.

En la imagen, Miles Davis, estudiando la estrategia para enrollarse con la Pantoja para hacerse famoso entre las marujas :-) La encontré en Thinkart.

1 comentario: