Comienza el curso escolar después de un verano de atracos


Este verano, y desgraciadamente como todos los años, hemos sufrido las típicos asaltos y robos a mano armada que bandas organizadas han perpetrado en viviendas, comercios, fábricas y establecimientos de actividades variadas, pero los robos más sangrantes se siguen produciendo.

Los peores son los que nos encontramos cada mes en las facturas telefónicas: Por lo visto hay algo llamado Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones que debería velar por la transparencia la equidad la libre competencia y los precios dignos. Y digo que la hay porque lo deduzco sólo por el nombre porque en la práctica su utilidad brilla más bien por su ausencia.

Resulta cuando menos inquietante que en Francia, por poner un ejemplo, con salarios muy por encima de los nuestros las conexiones ADSL cuesten al consumidor un tercio, mientras cobran 3 veces más por su trabajo. En Francia el Salario mínimo interprofesional está alrededor de los 1.200 euros y aquí no llega a los 600.

Los atracos de los bancos también han constituido este verano otro hecho preocupante. Los robos y las sisas desde dentro por parte de las entidades bancarias han vuelto a cebarse en el ciudadano normal y corriente con las típicas triquiñuelas para quitarles el dinero. El solitario hizo lo que pudo para compensar los atracos desde dentro, pero no les llegó ni a la suela de los zapatos en pericia destreza e ignominia.

Ahora nos anuncian alegremente la nueva oleada de atracos que van a perpetrar las bandas organizadas de distribución de alimentos que van a subir entre un 30 y un 50 por ciento la leche, el pan y productos de primera necesidad.

Ya lo venían haciendo con las frutas y verduras y todo era cuestión de ir ampliando el abanico alimentario. Menos mal que algunas semanas hay botes en la lotería primitiva y algunos privilegiados pueden hacerse una ensalada decente con el montante de los premios. Felicitamos desde aquí al alcalde de Santa Cruz de Tenerife que parece ser que tiene bastante suerte en esto de los sorteos.

Y llega el inicio del curso escolar y cada padre, madre y niño deben preparar algo así como 600 euros de vellón para que un niño vaya completamente equipado. ¿No decían que los libros iban a ser gratuitos o lo soñé en alguna de mis pesadillas?

La imagen bien podría ser de las habituales de la Policía con el pie de foto típico: A la banda se le incautó equis cantidad de dinero, pero no es más que un montaje con unos cuantos euros que encontré en Terra.

No hay comentarios: