No se puede vivir sin Twitter

Desde hace un tiempo soy usuario de Twitter. Un usuario atípico porque no lo uso mucho. Me da el punto y pongo 4 ó 5 entradas, pero me está ayudando mucho en mi vida cotidiana: Gracias a Twitter sé la hora exacta en la que abren la panadería de la esquina porque su propietaria es usuaria del sistemita y lo pone. Así aprovecho para ir a comprar el pan calentito. Me viene muy bien saber que están cocinando en cada momento en la Tratoria Giuseppe. Espero a que el cocinero anuncie en su Twitter cuando empieza a hacer sus lasañas de la casa, para salir de mi chabolita, llegar al local y encontrármelas todavía calentitas.

Me ha venido muy bien como prevención: Vladimir Gilipovich, jefe de la banda de albanokosovares revientapisos, anuncia siempre en su Twitter cuando van a dar los golpes y por que zonas trabajarán esos días.

También supuso un cambio importante en mi vida el saber que Jim Smith de Winipeg, Manitoba, Canada, se corta las uñas de los piés los miércoles después de cenar o que María Romualda Cristanza de Mexico D. F. se ha comprado un vestido azul en las rebajas de los grandes almacenes Robanza.

Mi vida ha cambiado notablemente desde que soy usuario de Twitter y más que va a cambiar desde que corren rumores desde la empresa que aseguran que regalarán un sueldo de por vida de 5.000 dólares al mes y una isla al primer usuario que consiga 1.000.000 de amigos. Yo voy por 13 ó 15, pero va bien la cosa. Ya van quedando menos.

Según me ha dicho un pajarito, Twitter está en negociaciones con Roberto Carlos, el cantautor brasileño, no el futbolista, para poder usar su conocido tema "Yo quiero tener un millón de amigos" para usarlo como himno del sistema. Me parece una buena elección, porque el futbolista Roberto Carlos no tiene pinta de que sea muy bueno componiendo.

1 comentario: