El nombre de la rosa

Estos días he visto una versión de la fantástica película de Jean Jaques Annaud, El nombre de la Rosa. Tiene unos diez minutos más de duración e incluye algunas escenas que no aparecen en la que se proyectó en su estreno.

¡Cómo pasa el tiempo! El año que viene se cumplirán veinte años de su presentación, pero a mi me sigue gustando como el primer día.

Pero empecemos por el principio: la novela de Umberto Eco en la que está basada es igualmente excepcional. Es uno de los pocos casos que conozco en los que me ha gustado tanto la novela como la película. En la novela se trata con mucha más profundidad el trasfondo histórico y las diversas corrientes religiosas y heréticas de la época. La película va, por así decirlo, más al grano y se centra más en la trama detectivesca.

El día que vi la película por primera vez me quedé impresionado gratamente de que todavía se pudiera hacer cine de este calibre, acostumbrados como estábamos a bodrios sin solución de continuidad.
Quizás la cuidadísima ambientación sea una de las claves para que me haya enganchado tan profundamente. En algunas entrevistas, el director Jean Jacques Annaud comentaba que el casting había sido muy cuidado y había incidido especialmente en encontrar personajes y caracteres creíbles para aquella época. Según decía, en el siglo XIV no había cirugía estética, los dientes que se caían no se reponían y los monjes estaban bien alimentados por lo que tendían a la obesidad por exceso de grasas.

Desde que la película procuré informarme de todos los actores que no conocía. Al margen de Sean Connery, Christian Slater y F. Murray Abraham, no había oído hablar de ninguno de ellos.

El papel de Guillermo de Baskerville se lo ofrecieron primero a Michael Caine.

Vayamos por partes:

Ron Perlman, Salvatore: Es un actor fetiche de Jean Jacques Annaud. Ha contado con él en En busca del fuego y recientemente en El enemigo a las puertas. Es neoyorquino y tiene una dilatada carrera como protagonista. Seguramente lo recordarás por una serie de televisión llamada "La bella y la bestia" que no tiene nada que ver con el cuento infantil.

Elya Baskin, Severino: Es ucraniano. Su aspecto no tiene nada que ver con el boticario que representaba en la película. Es ucraniano y se trasladó a Estados Unidos y sigue actuando en el cine y en televisión.

Michel Lonsdale, El abad: Ya lo conocía de algunos papeles. Es el comisario en la película Chacal. Es francés y nació en París.

Feodor Chaliapin, Jr., Jorge de Burgos: Este actor moscovita es poco conocido, pero ha participado en innumerables películas. Lo recuerdo en El circulo interior. Desgraciadamente falleció en Roma a los 87 años.

Volker Prechtel,Malaquías: Quizás el actor que más me llamó la atención junto a Ron Perlman. Su caracterización es impresionante. Ha participado en numerosas palículas como actor e incluso director en su Alemanía natal. Nació en Alemania y falleció en el año 97.

Helmut Qualtinger, Remigio de Varagine: Es austriaco, de Viena. Es un actor y humorista, aunque más conocido en Centroeuropa. Según mis noticias sigue en activo todavía.

Michael Habeck, Berengario: Es un actor alemán y la caracterización es portentosa.
William Hickey, Ubertino de Casale: Tiene un papel relativamente pequeño, pero lo borda. Seguramente te suena el papel que hizo en El honor de los Prizzi. Nació en Nueva York y nos dejó el año 97

Valentina Vargas, la chica: La actriz chilena se presentó con esta película. Sigue trabajando en el cine y con un look bastante cambiado, la vimos en Hellraiser.

Una de las cosas que me maravillaron es que hay actores de muchas nacionalidades, diferentes idiomas y diferentes culturas y sin embargo se produjo la magia y salió una obra maestra. Mucha gente pregunta dónde se rodó.

Los rodajes se desarrollaron en el Monasterio de KLoster Eberbach en el Oeste de Alemania y en los estudios de Cinecitta en Roma. El Monasterio también fue caracterizado o maquillado porque, si ves las fotos de su estado actual, da la impresión que acaban de construirlo porque está excelentemente conservado. De todos modos crearon un set completo del monasterio porque al director no le acababa de convencer lo que había visto.

Hay un videojuego llamado La Abadía del crimen basado en la película y anuncian un remake en 3d para las próximas fechas.

Ahora que recuerdo en un momento de la película, Remigio da Varagine llama a la chica "Imelda", de modo que la frase del final pierde su sentido.

Si deseas visitar el Monasterio Kloster Eberbach e incluso hospedarte ahí, en este enlace tienes una completa guía para hacerlo. Está en alemán, pero hace tiempo que Google ofrece traducciones automáticas.

Si decides visitarlo, seguramente te ofrecerán una habitación como ésta. Está considerado como un hotel de tres estrellas, según la clasificación turística alemana, aunque en todo momento rigen las reglas monásticas cistercienses.

Actualización: El lunes 24 de Enero de 2011 falleció en su casa de Los Angeles el productor de El Nombre de la Rosa, Bernd Eichinger

7 comentarios: