Nos vemos en el Starbucks de Invernalia

Si eres asiduo a Juego de Tronos, estarás familiarizado con la temática, las tramas y los escenarios ficticios en los que se basa la obra del escritor norteamericano George R. R. Martin y si no lo estás, debes saber que la historia que se narra está ambientada en un universo totalmente imaginario que en su equivalente histórico  real podríamos centrarlo en la Baja Edad Media.

Te cuento esto precisamente para ubicarte en la escena que vivimos el pasado domingo en el estreno del capítulo 4 de la octava y última temporada, donde al equipo de producción se le coló un gazapo importante con la aparición de un elemento totalmente ajeno a la época en la que se desarrolla la serie y, como imaginarás, ha sido el delirio de sus fans y carne de innumerables memes. 

En uno de los momentos del episodio, varios personajes se encuentran en lo que parece ser una taberna y junto al personaje de Daenerys, la madre de dragones, vemos en primer plano un vaso de plástico de la conocida multinacional Starbucks. Como imaginarás correctamente, un elemento absolutamente anacrónico a universo de Juego de Tronos.

Un rodaje es algo muy calculado y no depende de la suerte, como la que nos encontramos en mayor o menor medida en Casino777. Ni te imaginas la cantidad de personas que son necesarias para llevar a buen puerto cualquier capítulo de Juego de Tronos.

Aunque en un principio, nos dé la impresión de que es un gran fallo del equipo de producción, debemos tener en cuenta que son infinitos los detalles que hay que cuidar en los rodajes para evitar estos errores y que son mucho más comunes de lo que imaginamos.

Una de las opciones que se tienen en cuenta es la revisión una y otra vez de los escenarios antes de los rodajes, de los planos en la edición y de los primeros visionados, pero siempre se cuela algún gazapo. Y te lo digo con conocimiento de causa porque he participado en unos cuantos. 

La imagen, que encontré en Google, es una de las muchas que circulan por las redes sociales con el gazapo.




No hay comentarios: