Baltimore supera los 300 asesinatos en este año 2015. La serie The Wire se quedó corta

Poco ha cambiado la ciudad de Baltimore desde que conociéramos sus interioridades a través de la serie de televisión The Wire que trasladó al gran público la triste realidad de una población marcada por la violencia, la muerte y el tráfico de drogas.

Los últimos datos que ha facilitado el responsable de la Policía nos ofrece unas cifras alarmantes, pero que desgraciadamente ya no escandalizan a nadie. A comienzos de este mes de Noviembre, el comisionado de la Policía Kevin Davis en una comparecencia pública ofreció la noticia sin tapujos: "Baltimore registró su asesinato número 300", pero ese mismo fin de semana una nueva víctima hizo cambiar los registros con el ingreso en el instituto forense de un chaval de 22 años que falleció por disparos en el pecho, según publicó el 15 de noviembre el diario norteamericano New York Times.

El año 2014 tampoco se quedó manco en cuanto al número de asesinatos. Se contabilizaron 211 homicidios, todavía lejos de los más de 300 que tendremos que añadir este 2015 que ha tenido meses dramáticos con récords que no se batían desde 1972. En julio de este año se registraron 45.

En la serie The Wire, que refleja con mucha fidelidad la vida y también la muerte en la principal ciudad del estado norteamericano de Maryland, vemos la lucha por la policía por rebajar el creciente número de asesinatos, pero sus esfuerzos son siempre insuficientes para acabar con lo que casi supone una guerra en algunos barrios de la ciudad, donde el control de las esquinas y del tráfico de drogas se lleva a buena parte de la juventud.

Durante algunos de los capítulos, los responsables policiales intentan justificar con el alcalde el aumento de las cifras, pero nada sirve ya en una población que da la impresión que se ha rendido a la evidencia y ya sólo aspira a mantener a salvo algunas zonas porque acabar con la violencia es algo que ya ni se plantean.

Tal como te dije cuando terminé de ver la serie, es totalmente recomendable porque refleja con una inusitada fidelidad y realismo lo que ocurre en Baltimore. Sin edulcorantes, sin ocultar nada y mostrando la triste realidad de unos barrios de Estados Unidos que viven en permanentes conflictos.

La imagen de la serie la encontré en la Wikipedia.

No hay comentarios: