Un atentado en Ankara contra una manifestación de izquierdas deja decenas de muertos y eleva la tensión en la zona


Esta mañana nos despertábamos con la noticia de un nuevo atentado en Turquía. En su capital, Ankara se celebraba una manifestación de grupos izquierdistas que pedían la paz y uno o dos terroristas suicidas hicieron detonar sus chalecos y mataron a varias decenas de participantes. Las cifras no dejan de aumentar y en los hospitales, los heridos graves están muriendo por la gravedad de sus heridas. A la hora de escribir estas líneas, las cifras oficiales elevaban a 86 el número de fallecidos.

Quizás te preguntarás por qué hablamos de este atentado y no de los centenares que se cometen cada semana en distintas zonas del mundo. La respuesta es que tiene mucho que ver con el conflicto que estamos siguiendo desde hace más de un año en Siria, Irak, ahora Turquía, Yemen y en donde encontramos distintas organizaciones terroristas islámicas que no hacen más que asesinar gente cuyo único delito es estar en zonas que han acabado bajo el control de estos salvajes.

La situación en Turquía era ya de por si complicada porque Erdogan se enfrenta el próximo 1 de noviembre a una nueva cita electoral al no haber conseguido formar gobierno tras las celebradas recientemente. Otro atentado, concretamente en la localidad de Suruc, hace unos meses también fue el detonante para una escalada en el conflicto que mantiene el país con los kurdos del PKK. Desde entonces el sureste del país vivía una guerra civil larvada con zonas de amplia mayoría kurda que se enfrentaban a la policía y el ejército otomano lo que estaba suponiendo un continuo reguero de muertos en ambos bandos.

En las últimas horas se había conocido la decisión de los kurdos de anunciar un cese unilateral de hostilidades para favorecer el proceso electoral, algo que tras este atentado, se pensó que sería ya inviable, pero contra todo pronóstico y tras el atentado de hoy en Ankara, el principal partido kurdo de Turquía ha instado al PKK a cesar toda lucha armada contra Turquía, lo que deja la pelota en el tejado de Erdogan.

Sobre la autoría del atentado, es de suponer que será obra de cualquiera de las organizaciones terroristas que viven cobijadas en Turquía. Esto es lo más probable, aunque, tal como se están desarrollando los acontecimientos, casi podría asegurar que nos podemos esperar cualquier cosa.

La entrada de Rusia en Siria, no ha gustado nada a Erdogan que está observando desde la distancia como Putin está acabando con aquellos que había introducido en el país el líder turco para acabar con el régimen de Assad. 

Veremos a ver como van evolucionando los acontecimientos, pero la zona no está ya para muchas vueltas de tuerca más.

La serie de artículos sobre el conflicto puedes seguirlos en este mismo blog bajo la etiqueta Kurdistán.

Actualización: La cifra oficial a las 21.50 hora canaria asciende a 97 muertos y cientos de heridos críticos, aunque el HDP, mayor partido afectado por las explosiones lo eleva a 127.

Los principales sindicatos del país han convocado para los días 12 y 13 de octubre una huelga general en Turquía. Según aseguran "hoy hemos vivido un día muy doloroso. Hoy ha ocurrido una de las mayores masacres de nuestra historia. Los asesinos tienen ambiciones dictatoriales y el miedo y el horror quiere salir victorioso el 1 de noviembre (fecha de las elecciones)"

Las imágenes corresponden a una instantánea capturada por un participante en la manifestación que estaba grabando la marcha. Al fondo puedes ver claramente la detonación.  La segunda fue tomada instantes después del atentado. Las encontré en Google.